Científicas en la sombra: Grace Hopper

Seguimos contando las extraordinarias vidas de mujeres que a pesar de sus grandes descubrimientos no han recibido el suficiente reconocimiento.

grace-hopper-670x410.jpg

Grace Murray Hopper o como la conocían sus amigos "Amazing Grace" nació en Nueva York en 1906. Fue una mujer brillante criada en una familia con una mentalidad bastante avanzada a su época, tanto sus abuelos como sus padres quisieron que su hija estudiará puesto que querían que tuviese las mismas oportunidades que sus hijos varones. ¡Bravo por ellos! Ya de pequeña se le veían maneras, era excepcional en matemáticas y muy curiosa, como cualquier otra niña, pero con especial interés en los aparatos mecánicos (desarmó todos los relojes de casa para entender como funcionaban).

Después de cursar sus estudios en el Vassar College de Nueva York y en la Universidad de Yale en el 1943 decide alistarse en la armada (su bisabuelo fue almirante). Una vez allí, y después de su formación como cadete, fue destinada al proyecto del Mark I o Harvard Mark I, que es ni más ni menos que el primer ordenador electromecánico, que era todo un monstruo de 760.000 ruedas y 800 kilómetros de cable, ahí es nada.

Después de retirarse de la armada siguió vinculada al mundo de los ordenadores, donde, entre otras cosas desarrolló el primer compilador para computadora electrónica y el primer lenguaje de programación orientado para gestión, con un lenguaje mucho más natural, llamando FLOW-MATIC , que sentó las bases para el primer lenguaje de programación universal, COBOL.

¿En qué contribuyó en la creación de los ordenadores modernos?

Pues cambió la forma de programar con lo que facilitó el trabajo de los programadores y mejoró los programas de gestión de empresas. También regreso varias veces a la marina, incluso retirada, para ayudarle con la programación. Se retiró como contralmirante.

Murió a los 82 años y fue enterrada con honores.