¿Cómo procesa nuestro cerebro las buenas y malas experiencias?

Asociamos sentimientos positivos con alimentos y experiencias que disfrutamos, y sentimientos negativos con lo opuesto. Un nuevo estudio profundiza más que nunca antes en el por qué.

Un nuevo estudio ha trazado detalladamente las "zonas" del cerebro que asignan buenos y malos sentimientos a los objetos y las experiencias. Liderada por Kay Tye, neurocientífico del MIT, la investigación está iluminando los procesos cerebrales que los neurocientíficos aún no entienden, y podría tener implicaciones para el tratamiento de los trastornos de salud mental.

Ya en 2016, el equipo de investigación de Tye descubrió que dentro de la amígdala, el centro de las emociones en el cerebro, hay neuronas que asignan buenos o malos sentimientos conocidas como "valencia". Estas respuestas son esenciales para la supervivencia humana; es de vital importancia que recordemos qué alimentos u otras experiencias son buenas y cuáles son malas ya que podrían enfermarnos o matarnos. Este nuevo estudio publicado en la revista Cell Reports, explora más profundamente el funcionamiento interno de la "valencia" centrándose en una sección particular de la amígdala, la amígdala basolateral.
El equipo entrenó a varios ratones para asociar gotas de sacarosa de buen sabor con un sonido y quinina, amarga, con un tono diferente. Luego registraron las respuestas neuronales  cuando se tocaron los diferentes tonos, para ver qué neuronas estaban expresándose. Después identificaron y manipularon aquellas neuronas identificadas para jugar un papel clave y las rediseñaron para responder a pulsos de luz. Esto les permitió registrar la actividad eléctrica de las neuronas y sus agentes cercanos, revelando qué influenció los circuitos locales y cómo.

tumblr_inline_mw4uwv2mMz1qzi0uq.jpg


Al final del experimento, el equipo había mapeado más de 1.600 neuronas. Dentro de estos, destacaron tres tipos diferentes de neuronas que se proyectan a diferentes partes del cerebro. El equipo también descubrió que los diferentes tipos de neuronas tienden a agruparse en "puntos calientes". Sin embargo, a pesar de estas agrupaciones ajustadas, también notaron que diferentes tipos de neuronas a menudo se mezclaron.
Además, encontraron que, dependiendo del tipo de neurona, tienen diferentes habilidades para influirse mutuamente.

Tye declaró en un comunicado de prensa que esto podría deberse a la mezcla de lo observado: "Tal vez la mezcla que existe podría facilitar la capacidad de estas neuronas para influirse mutuamente".

Las futuras aplicaciones de esta investigación no están definidas hasta el momento. Sin embargo, hay esperanzas de que al comprender cómo el cerebro procesa las experiencias buenas y malas, los científicos podrían comprender mejor ciertos problemas de salud mental y adicción.

"Las perturbaciones del procesamiento emocional de la valencia son el núcleo de muchos desórdenes de salud mental", dijo Tye en el comunicado de prensa. "La ansiedad y la adicción, por ejemplo, pueden ser un desequilibrio o una mala asignación de valencia positiva o negativa con diferentes estímulos".

Incluso más allá de esto, existe un potencial teórico en la manipulación de los sentimientos o deseos a través del control de estas neuronas y redes. Los investigadores no han sugerido ningún plan para utilizar la investigación de esta manera, pero ciertamente no está fuera de discusión.
Fuentes: Eurekalert