SpaceX lanza con éxito la misteriosa nave espacial Zuma

El transbordador espacial Zuma, que originalmente iba a despegar en noviembre pasado, fue lanzado con éxito por SpaceX el domingo 7 de enero. Decimos que es misterioso porque su objetivo, finalidad y composición instrumental están clasificados. Ahora, varios informadores indican que la misión ha sido un total fracaso. 

Zuma alza el vuelo

El 7 de enero SpaceX finalmente lanzó la misteriosa nave espacial Zuma, casi dos meses después de su lanzamiento programado para noviembre. Se sabe muy poco sobre la nave espacial y su misión, ya que muchos detalles han sido clasificados por el gobierno de los Estados Unidos, pero sí sabemos que la misión utiliza el cohete Falcon 9, qué es reutilizable y su carga útil se transportará a la órbita terrestre baja (LEO) . LEO cubre una amplia gama de altitudes en las que residen otras naves espaciales, incluida la Estación Espacial Internacional y los satélites utilizados para el reconocimiento y recopilación de datos meteorológicos, por lo que aún no podemos determinar cuál es el objetivo de la misión Zuma.

spacex-TA.jpg

Sin embargo, según el Wall Street Journal, la carga útil transportada por el cohete se desplomó en la atmósfera al no poder separarse del cohete. Por su parte, SpaceX no ha hecho muchos comentarios, aunque un portavoz ha indicado al TWSJ que los datos sobre el lanzamiento parecen estar correctos.

A pesar de estas afirmaciones el NORAD (el mando estrategico del pentagono) ha actualizado su catalogo sobre los satelistes que orbitan la tierra mostrando el satelite llamado 43098. Por lo que según este catalogo el satelite estaria en orbita y operacional. 

¿Pero de que va todo esto?

En mayo de 2017, Spacex lanzó un satélite para la Oficina Nacional de Reconocimiento de EE.UU, que es la agencia encargada de operar la flota de satélites espías estadounidenses. La segunda misión clasificada en la que ha participado SpaceX tuvo lugar en septiembre. Esta consistió en la puesta en órbita de un dron espacial autonomo, el X-37B, desarrollado por las Fuerzas Aéreas de EE.UU. En ambos casos los detalles de la misión, al menos, fueron de dominio público.

Por todo este secretismo lo único que sabemos son especulaciones: discusiones sobre el supuesto peso del satélite, las razones por las que podría haberse "perdido", el tremendo secretismo de su composición... nada que aporte verdadera información.

Por el momento, nos quedamos con las dudas pero como siempre os intentaremos mantener informados sobre el tema...

Fuentes: Futurism , Techcrunch, Hipertextual, Futurism