Y a ti ¿Te gustan los payasos?

Flotan. Todos flotan. Y tú, también flotarás.” IT.

Los payasos ya existían sobre el año 2500 a.c durante la Quinta Dinastía egipcia. Se trata de un personaje estereotípico representado con trajes extravagantes, maquillaje excesivo y pelucas llamativas. Se le asocia con un artista de circo, que hace reír a la gente, gasta bromas y en ocasiones hace trucos divertidos, pero también es un actor satírico que se burla de la cotidianidad.

Y ¿Por qué nos dan miedo?

La courolfobia “es la fobia o miedo irracional a los payasos y a los mimos. Afecta especialmente a los niños, aunque puede aparecer en adolescentes y adultos"
Os estaréis preguntando a que viene ese nombre tan raro y porque no se usa payasofobia, que lo deja todo más claro. No es que los psiquiatras tenga un club en el que se reúnen y ponen nombres casi impronunciables, sino que el prefijo Coulro viene del griego y significa “aquel que va sobre zancos”. Antiguamente muchos bufones y payasos solían ir sobre zancos.
Este miedo surge generalmente en la infancia debido a una mala experiencia con un payaso. Pennywise, que vuelve a estar de moda por el remake de IT, hasta Twisty de American Horror Story la ultima incorporación a la lista de payasos terroríficos, todos ellos han contribuido a continuar esta fobia convirtiéndolos en iconos cinematográficos del terror.

Twisty de American Horror Story... Muy majo ¡eh!

Twisty de American Horror Story... Muy majo ¡eh!

Aquí abajo todos sonríen, Georgie

Lo que nos provoca este miedo irracional y con lo que juegan los cineastas es con la disonancia cognitiva, y os estaréis preguntando ¿Qué es la disonancia cognitiva? "Se define como la tensión o desarmonía interna del sistema de ideas, creencias y emociones (cogniciones) que percibe una persona que tiene al mismo tiempo dos pensamientos que están en conflicto, o por un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias. Es decir, el término se refiere a la percepción de incompatibilidad de dos cogniciones simultáneas, todo lo cual puede impactar sobre sus actitudes"
Esa sonrisa permanente y horripilante puede producir disonancia cognitiva en nuestra mente: “Nuestra mente interpreta que las sonrisas en general son positivas; no obstante, no es posible sonreír todo el tiempo, porque de ser así, algo falla. Gracias al comportamiento de las personas podemos interpretarlas, pero si el aspecto de las personas o su comportamiento no varían, se convierten en terroríficas”.  Palabras del psiquiatra Steven Schlozman, de la Facultad de Medicina de Harvard. Dentro de la comunidad científica existe un gran consenso en que el maquillaje histriónico, las pelucas y trajes son las principales causas de esta fobia.


Asi que ya sabeis si os ofrecen un globo… ¡Corred!

Fuentes: Nature, Psicología y mente, BBC,