El cambio climático y las aves migratorias

El cambio climático está interrumpiendo el reloj estacional de nueve especies de pájaros migratorios norteamericanos, poniéndolos bajo amenaza debido a la disminución de su capacidad reproductora. 

La llegada de aves migratorias coincide con el crecimiento de las plantas de primavera. Un equipo de investigadores de varias universidades estudió los datos recopilados entre 2001 y 2012 en un intento de ver cómo el cambio climático está afectando la capacidad de las aves para llegar con precisión a sus criaderos. 

Elecia Crumpton, University of Florida

Elecia Crumpton, University of Florida

De las 48 especies de aves norteamericanas que migran al norte, los investigadores encontraron que nueve - casi el 20% - no llegaron a los terrenos en el plazo crítico para el apareamiento y la cría de la próxima generación. En promedio, la brecha se extendió más de medio día al año en todas las especies, por un total de cinco días por década. Sin embargo, el cambio para algunas especies fue mucho más drástico - doble o triple.
Este retraso se debe al efecto de las temperaturas más cálidas en los ciclos de crecimiento de las plantas. Los pájaros dejan sus hogares del sur al mismo tiempo cada año, basando su salida en la cantidad de luz del día, que no se ve afectada por el cambio climático. Sin embargo, el cambio climático está cambiando cuando las plantas producen nuevas hojas, en el este de Norteamérica hojas "verdes" más pronto de lo normal, mientras que las plantas en la parte occidental del continente están sufriendo el proceso más tarde.

Esto significa que las aves están llegando demasiado pronto y se encuentran con temperaturas frías o demasiado tarde. Cualquier condición implica que las aves tienen una probabilidad mucho menor de sobrevivir y reproducirse, por lo que las nueve especies identificadas en el estudio están en peligro de extinción.

Es fácil pensar que las aves migratorias pueden ser inmunes al cambio climático ya que pueden "alejarse" de un lugar en particular a voluntad, pero no es el caso.

"Si algo pudiera adaptarse al cambio climático, se podría pensar que los pájaros que migran miles de millas podrían", dijo Stephen Mayor, el primer autor del estudio, en un comunicado de prensa. "Es mucho más fácil para ellos moverse en respuesta a las condiciones climáticas que las salamandras, por ejemplo, o los árboles".

En cuanto al destino de estas aves migratorias, depende de hasta qué punto estamos dispuestos a terminar con el cambio climático provocado por el hombre.