Cuando el Krakatoa llegó a Galicia

Cuando el Krakatoa llegó a Galicia

Krakatoa fue una isla con tres conos volcánicos situada en el estrecho de Sonda, entre Java y Sumatra. En 1883 comenzó una serie de erupciones hasta que una explosión cataclísmica explosionó la isla en pedazos.

Y vosotros os creíais que las olas de estos días debido al temporal eran tremendas...Seguid leyendo...

El estruendo de la explosión del Krakatoa fue tan impresionante que pudo oírse a 4.700 kilómetros de distancia y la alteración del mar se percibió hasta en el canal de la Mancha. Las ondas de presión atmosférica  producidas por la explosión -de grado seis en el índice de explosividad volcánica (VEI), equivalente a 200 megatones de TNT (la mayor bomba construida por el hombre es de 50 megatones)- dieron siete veces la vuelta al mundo. 

Litografía de la explosión del Krakatoa

Litografía de la explosión del Krakatoa

En kilómetros a la redonda, el agua se evaporo al momento. La ceniza volcánica ascendió unos 80 Km. Y una nube de vapor de unos 400 grados estalló como una burbuja provocando un tsunami que arrasaría con todo y todos a su paso.

Este tsunami fue el responsable de que el "Krakatoa llegase a Galicia" provocando las mayores mareas vivas que se recuerdan. Y así los contaban los periódicos de la época:

  «En todo el día de hoy se ha notado aquí un gran fenómeno en nuestra bahía. Desde las primeras horas de la mañana hasta las doce del día que debía haber pleamar, hubo flujo y reflujo inconstante y rápido: la marea subía desmedidamente hasta su límite para volver a bajar vertiginosamente, dejando en seco las lanchas que momentos antes flotaban con bastante mar» Gaceta de Galicia.

 «Nos referimos a los cuatro o cinco flujos y reflujos del mar, verificados en menos de seis horas, fenómeno que no acertamos a explicarnos satisfactoriamente y mucho menos si tenemos presente que en nuestro horizonte no aparecía ni siquiera una pequeña nubecilla y el viento era moderado». El Anunciador de Pontevedra.

Lo que ocurría eran los restos de un tsunami que había comenzado en el otro extremo del planeta, a más de once mil kilómetros de distancia. 

El polvo y las cenizas del Krakatoa ascendieron provocando unos atardeceres espectaculares, llegando a ser la inspiración para el cielo de "El grito" de Munch (aunque esto es una teoría no compartida por algunas expertos en arte).

* La foto de la portada se corresponde con el Anak Krakatau ('Hijo del Krakatoa'), volcán que surgió en el mismo lugar que el Krakatoa. Su última erupción se registró el 30 de octubre de 2010.