Vigo, hacia la ciudad del futuro

Vigo se quiere sumar a la tendencia de la «ciudad inteligente» a veces también llamada «ciudad eficiente» o «ciudad súper-eficiente». “Se refiere a un tipo de desarrollo urbano basado en la sostenibilidad, que es capaz de responder adecuadamente a las necesidades básicas de instituciones, empresas, y de los propios habitantes, tanto en el plano económico, como en los aspectos operativos, sociales y ambientales” Wikipedia.

El concepto Smart City surge de la evolución de las llamadas Ciudades Digitales, que se basa en el uso intenso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en prestación de servicios públicos de alta calidad, seguridad, productividad, competitividad, innovación, emprendimiento, participación, formación y capacitación.

Las ciudades modernas, basadas en infraestructuras eficientes y durables de agua, electricidad, telecomunicaciones, gas, transportes, servicios de urgencia y seguridad, equipamientos públicos, edificaciones inteligentes de oficinas y de residencias, etc., deben orientarse a mejorar el confort de los ciudadanos, siendo cada vez más eficaces y brindando nuevos servicios de calidad, mientras que se respetan al máximo los aspectos ambientales y el uso prudente y en declive de los recursos naturales no renovables.

En efecto, una ciudad o un territorio que se considere inteligente se manifiesta fundamentalmente por su carácter multidimensional y multifacético, en términos de actores, en cuanto a dominios clave (transportes, energía, educación, salud, residuos, vigilancia, economía…), y en desarrollo y utilización de tecnologías. Naturalmente, los principales actores del sector privado implicados en un proyecto como el analizado de ciudad, territorio, barrio o edificio inteligente, son los industriales y empresarios de sectores clave, tales como energía, agua, transportes, y servicios… así como dirigentes de empresas públicas de telecomunicaciones e infraestructuras, editores, servicios de apoyo a la gestión, así como a la administración y a la consultoría.

 Proceso de obtención del Geosilex. Créditos: Geosilex.com

Proceso de obtención del Geosilex. Créditos: Geosilex.com

Pues Vigo ya ha comenzado con el proceso y  para convertirse una ciudad más sostenible han instalado un pavimento “inteligente” que tiene una baja huella de carbono. Este pavimento se llama Geosilex. Se trata de un tipo de cemento procedente de residuos industriales que sustituye el 50% del cemento normal, por lo que aceras, calzadas e incluso fachadas tendrán la capacidad de absorber co2 ambiental. Su incorporación a pavimentos y fachadas reduce los costes energéticos y medioambientales de los materiales, recicla residuos de la industria química y dota a los edificios y las calles de una importante actividad depuradora. GeoSilex® es un material en polvo blanco sustituto del cemento, compuesto por materiales muy diversos con funcionalidades específicas para la construcción sostenible .

La acción combinada de nanomateriales muy reactivos, óxidos mesoporosos, catalizadores de intercambio iónico, bloqueantes de metales, etc., hace que este material de construcción sea más eficiente, de mayor espectro medioambiental y de más aplicaciones en la actualidad. El proceso de selección y tratamiento neutraliza el efecto penalizante de las impurezas de los residuos debidas a la presencia de compuestos tóxicos o inhibidores del fraguado y potencia las resistencia y la durabilidad del hormigón situándolas por encima de los hormigones convencionales. GeoSilex® actúa sobre la mayoría de los gases contaminantes siendo agente directo de la descontaminación, portador y precursor imprescindible de la reducción de los Óxidos de  Nitrógeno (NOx) y otros gases tóxicos en combinación con agentes fotocatalíticos (TiO2). Existe también un GeoSilex NOx  que contiene TiO2, situado a la vanguardia de los materiales

100% reciclado Fabricado a partir de residuos industriales hasta ahora inutilizados. Su coste energético y medioambiental está amortizado íntegramente.

Captación CO2 Un m² de pavimento fabricado con 4 Kg de GeoSilex® captaría 1m³ de CO2, hasta su completa carbonatación según la fórmula:

Ca(OH)2 + CO2 → CaCO3 + H2O Es respetuoso con el medioambiente: Una vez finalizada la vida útil de los productos GeoSilex®, éstos se pueden reciclar pudiendo usarse en muchos de los materiales como cargas inertes.