La ciencia detrás de los ojos de cachorro

Varios estudios sugieren que los perros compartieron hogar con los primeros humanos de la Edad de Piedra y cruzaron juntos el Estrecho de Bering. Esta domesticación desde hace tantos años ayudó a que los perros comprendan nuestro comportamiento ¿Y nosotros los entendemos a ellos?

Estudiando su comportamiento

Se vio, por ejemplo, que los perros entendían mejor que los chimpancés o lobos criados por humanos, pistas dadas por humanos sobre comida oculta. Es más, los cachorros, incluso aquellos que no han tenido contacto con humanos, siguen con la mirada a estos o a donde señalan.

"Los chimpancés son nuestros parientes más cercanos", dice Hare, un antropólogo biológico de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, "pero cooperan y se comunican con los humanos muy pobremente". Por otro lado, los perros, relacionados de forma distante con nosotros, han evolucionado con los humanos de una forma que les hace entender nuestra forma de pensamiento.

Los dueños de perros están familiarizados con la expresión de 'ojos de cachorro' ( a mi también me gusta llamarla "el gato de Sherk"), es decir, se levanta la parte interna de las cejas y los ojos se agrandan. Generalmente se cree o se interpreta como una súplica por comida, sobre todo por la de tu plato, lo que nos dice este estudio es que estas expresiones faciales son para comunicarse con nosotros, independientemente de que haya comida por el medio.

En los perros del estudio se observaron el doble de expresiones faciales cuando uno de los investigadores se colocaba frente a ellos, cerca o lejos (sin importa la comida, obviamente ver comida les hace feliz ¡como a mi!)

"Los perros hacen que sus ojos sean más atractivos para nosotros mientras estamos mirando, no solo cuando estamos cerca o en respuesta a la comida", dice Brian Hare, un neurocientífico cognitivo y codirector del Duke Canine Cognition Center de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.  Previamente se pensaba que esas expresiones faciales eran un reflejo del estado emocional del perro.

Este estudio nos proporciona la primera evidencia en una especie que no es de primates del uso activo de expresiones faciales para comunicarse, dice la psicóloga Juliane Kaminski en el Dog Cognition Center de la Universidad de Portsmouth, Reino Unido, que dirigió la investigación. 

 Esta es Ia,nuestra perrita muy Narc y muy mona...

Esta es Ia,nuestra perrita muy Narc y muy mona...

Resultados. 

Se estudiaron 24 perros domésticos de diversas razas (incluyendo 10 perros mestizos) y edades (de 1 a 12 años). Cada perro fue atado con una correa en una habitación silenciosa, con una cámara enfocando a su cara y un investigador, a quien el perro había sido introducido, estaba a un metro de distancia.

Sus expresiones faciales fueron analizadas por la Bridget Waller del Dog Cognition Center, usando un sistema llamado DogFACS. Se basa en el sistema de codificación de acción facial para personas, que identifica los cambios faciales observables asociados con los movimientos musculares subyacentes. A pesar de que la expresión 'raspador interno' significa tristeza en las personas, no hay evidencia de que indique tristeza en los perros, señala. Pero los humanos tienden a encontrarlo atractivo.

Sin embargo, Kaminski advierte contra la conclusión de que los perros usan la expresión para comunicar cualquier mensaje específico. "Ver la comida y ver al ser humano atento no hace que los perros quieran verse súper tiernos".

Sería interesante determinar si los perros modulan estas expresiones en función de la identidad de la persona, dice Gregory Berns, un neurocientífico de la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia, que ha utilizado escáneres cerebrales para explorar el comportamiento del perro. "Mi impresión es que los perros con frecuencia intentan comunicarse con nosotros los humanos, pero no somos muy buenos para reconocer los signos".

 

 

Fuentes: Nature, Nature