La gripe española ¿Era tan española como dicen?

La gripe española ¿Era tan española como dicen?

Está considerada como unas de las peores, o la peor, pandemia en la historia de la humanidad. Se calcula que mató en un año entre 20 y 40 millones de personas.

La gran gripe, la pandemia de gripe de 1918, la gran pandemia de gripe, aunque es más conocida por el nombre de la gripe española. Estamos en plena 1ª Guerra Mundial, el hacinamiento y la falta de medidas higiénicas facilitaron la expansión del virus, que ademas de afectar a las personas del grupo de riesgo (ancianos, niños, asmáticos...) atacó a jóvenes sanos de entre 20 y 35 años haciendo que el virus arrasara con el 2% de la población mundial.

Para estudiar la virulencia este virus, un grupo de investigadores lo han secuenciado a partir de muestras congeladas de tejido de las victimas (todo esto llevado a cabo en laboratorios con alto nivel de seguridad del centro de control de enfermedades infecciosas, CDC). Las conclusiones que han sacado es que mataba mediante una tormenta de citocinas*.

 

Y ahora os estaréis preguntando ¿Pero se originó en España o no?

Pues como podéis ver en la infografía no, el primer caso documentado se dio en Kansas pero como ya os comente al principio al estar en plena 1ª Guerra Mundial los soldados estadounidenses desembarcaban en Francia y de ahí pasó a España (en esta segunda ola se cree que el virus mutó y paso a ser mas virulento). Pues si, queridos dormilones, no fuimos el primer país en sufrirla, pero si fuimos el primero en hablar de ella. 

España al no estar involucrada en la guerra habló abiertamente de esta epidemia y sus consecuencias (unos 8 millones de muertos) mientras el resto de países la censuraban, bien por estar más atentos a otras cosas, o por no parecer débiles frente al enemigo.

Pero ya nos quedamos con el San Benito y aunque a día de hoy se conoce exactamente su origen, es muy difícil cambiarle el nombre.

*Una tormenta de citocinas es un proceso inmunológico en el que estas sustancias guían a los linfocitos al lugar donde tienen que atacar (en este caso al virus). En personas sanas y con sistema inmunitario fuerte y frente a un patógeno altamente peligroso las citocinas se pueden "desmadrar" y acabar obstruyendo, por ejemplo, las vías respiratorias. De ahí que afectara a personas jóvenes y sanas. Se cree que esta tormenta también fue la causante de las muertes de la gripe aviar.