Lucha contra la resistencia bacteriana

La resistencia bacteriana frente a los antibióticos que disponemos a día de hoy, es uno de los grandes problemas sanitarios a nivel global.

Cuando hacemos un mal uso de los antibióticos, lo que conseguimos es que las bacterias generen mecanismos de defensa frente a estos medicamentos. Estos mecanismos "cortan" las moléculas de antibiótico, por ejemplo, y así este deja de ejercer su función.

Hoy en día para controlar las resistencias presentes en nuestra zona (tanto a nivel más local, como una ciudad, como a nivel nacional) contamos el número de bacterias resistentes que existen.

Imagen de vitalizate.com

Imagen de vitalizate.com

Un grupo de científicos de la universidad Tecnológica de Sydney y la Universidad de Trobe proponen un nuevo método de rastreo. En lugar de contar el número de bacterias resistentes buscaremos los genes que les otorgan esa resistencia. Esta técnica es mucho mas complicada de llevar a cabo (las bacterias pueden pasar información genética entre ellas y con otras familias de microorganismos) pero a largo plazo será mas útil. 

Se podrán realizar mapas de resistencia, es decir, localizar que resistencia es habitual en cada zona y en base a esto el medico sabrá que antibióticos prescribir y cuales dejar en la recamara por un tiempo.

Con esto intentaremos frenar un problema que se calcula que producirá 300 millones de muertes evitables en 2050. ¡Ah! y si estáis pensando como podéis ayudar vosotros, pues es muy fácil: cuando os prescriban un antibiótico durante X días tenéis que cumplirlo,no automedicarse y ¡No ejercer de medico con la vecina!