¿Que tienen en común la Operación Manhattan y EL Cáncer de Tiroides? (Y no es lo que piensas)

¿Que tienen en común la Operación Manhattan y EL Cáncer de Tiroides?  (Y no es lo que piensas)

Uno de los padres de la Operación Manhattan fue el descubridor del Yodo 131, que se usa en el tratamiento del Cáncer de Tiroides.

El Proyecto Manhattan fue una carrera de fondo para desarrollar la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial, llevada a cabo por EEUU, con el apoyo de Canadá y Reino Unido. Como ya sabéis este proyecto consiguió desarrollar las bombas atómicas que fueron lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki.

Uno de los científicos que participaron en este proyecto, y quizás uno de los menos conocidos, fue Gleen Seaborg, premio Nobel de Química en el 1951. 

Pues bien, Gleen Seaborg junto con John Livingood descubrieron en el año 1938 el isotopo Yodo 131 (Radioyodo), que se usa a día de hoy para tratar el cáncer de tiroides. 

El Radioyodo procede de la fisión nuclear del uranio y del plutonio. Es altamente inestable y emite radiaciones beta y gamma. Y gracias a esta cualidad se usa en el tratamiento del Cáncer de tiroides. Este cáncer se caracteriza por un crecimiento malignizado localizado dentro de las glándulas tiroides y células tiroideas. 

Cuando se detecta, el primer paso suele ser extirpar la glándula tiroidea y a continuación se administra por vía oral el Yodo 131 para destruir las células malignas que puedan quedar (gracias a las radiaciones beta). Como las células tiroideas tienen una gran atracción por el yodo este se dirige a ellas sin afectar el resto de las células del organismo.

Y ¿Sabéis quien fue una de las primeras personas en beneficiarse de este tratamiento? Pues la madre del propio Gleen Seaborg.