Westworld, Mindhunter... por qué nos flipan sus intros (cabeceras #6)

Continuamos el hilo que analiza las mejores cabeceras de series. Esta semana toca una de cal (HBO) y otra de arena (Netflix). En común tienen que, pese a que ambas muestran un acabado perfecto, le damos a "skip intro" a partir del 2º capítulo.

WESTWORLD

¿Qué sería de la cabecera de Westworld sin su pianola? Sus frías notas son la principal razón por la que en todo caso la aguantarías durante 1 minuto y 48 segundos.

La pianola es lo primero que atrae la atención de Maeve por la mañana, con lo que se despierta Dolores. Es el amanecer repetido una y otra vez, inmutable, de este parque.
Una pianola que no tiene músico ejecutor. Que siempre comienza en el mismo punto, aunque a veces nos regale un Black Hole Sun o un No Suprises. Pianola salpicada de sangre. Que Maeve cierra de golpe cuando su transformación definitiva se hace realidad. 

Visualmente es indiscutible: está hecha por el estudio Elastic, también autor de Juego de Tronos y True Detective.

Las imágenes reflejan la dualidad parque-laboratorio, transmitiendo la frialdad del proceso industrial. Además hay dos momentos cargados de significado:

El primero es el plano del caballo, que recuerda al estudio de la captación de movimiento del trabajo de Eadweard Muybridge: "Caballo en movimiento". Este experimento pretendía demostrar que había un instante, durante el galope, en que el caballo no apoyaba ningún casco en el suelo. Paralelismo con la investigación minuciosa que los creadores del parque deben hacer sobre cada detalle para conseguir total realismo en sus robots.

Es segundo momento asemeja al "Hombre de Vitruvio", de Leonardo da Vinci, cuya finalidad era el estudio de las proporciones anatómicas ideales. Nuevamente cada detalle es matemáticamente calculado para que los visitantes se sumerjan en cada una de las narrativas.

Os dejamos con un vídeo que analiza en paralelo los visuales de las temporadas 1 y 2.

MINDHUNTER

Lo más interesante de esta cabecera es el paralelismo entre las dos "tramas" que contiene: el montaje de un magnetoscopio y los primeros planos de un cuerpo mutilado.

A primera vista, está describiendo el argumento de la serie: es el magnetoscopio que usan los agentes del FBI para analizar a brutales asesinos, intentando encontrar un patrón de comportamiento entre ellos.

Pero si ahondamos un poco, contiene un mensaje clave: la frialdad con la que preparan una de sus entrevistas es paralela a la frialdad con que el asesino prepara su crimen.

¿Por qué? Porque el desgaste mental (y físico) que supone estimular el ego de estos asesinos para conseguir la información que salvará vidas en un futuro, hace que uno de los dos agentes inicie una espiral de des-personalización y falta de empatía que raya la psicosis de los propios sujetos analizados.

Personalmente, me parece una de las intros más desagradables de todas con las que me he topado. Y no entiendo por qué las 25 imágenes del cuerpo de esa mujer han sido recopiladas por un tuitero y se han compuesto vídeos e imágenes con ellas. ¿No son ya lo suficientemente horribles por separado? Hay gente que declara sentirse fascinada por estos cortes. No me cabe en la cabeza pensar así y, al mismo tiempo, sentir rechazo por la crueldad.

Por otro lado, todas las víctimas son mujeres. Y jóvenes. Me disgusta ese papel recurrente que recae sobre la mujer. Una foto, otra foto... y al final no son más que fotos y se nos olvida lo que realmente son: personas. Mujeres. Chicas.