Sobrevivir a un festival: guías, kits... y otros 2 millones y medio de consejos

Entre que Moderna de Pueblo subió a su IG el listado de festivales que están por venir, que ya se han lanzado las entradas de día para O Son Do Camiño, que ayer Radio3 organizó conciertazos por el Día de los Museos, y que ya hemos superado Coachellas y  Viñarocks, es que nos está entrando un ansia de empezar a empalmar findes que no sabemos cómo seguir a golpe de sábado. 

IMG-20180312-WA0006.jpg

Probemos a pensar en los que ya tenemos entrada. MadCool, SinSal, Low, DCode… y sí, ese nuevo que hay en Santiago que por el nombre parece que es un Ortigueira 2, pero nada que ver. Y sorprende que Raquel no haya incluido el Rototom, porque no se puede tener más actitud que un abono de 7 días para el Sunsplash.

Dicho esto, nos ponemos al lío. ¡¿Qué vamos a necesitar?! Y sí, aquí podríamos incluir el tópico de “hay dos tipos de personas: los que van sólo con la entrada y algo de pasta, y los que hacen una mudanza literalmente”.

IMG-20180312-WA0008.jpg

Obviamente, el segundo caso es el que nos ocupa: cómo sumergirte en la vorágine de un festival y llevarlo TODO. Ojo, que si en Google pones “qué llevar a un festival” te devuelve… 2 millones y medio de resultados!! Venga, vamos a echarnos unas risas.

A destacar lo primero el tono “Bear Grylls” que se le da al asunto: 20 consejos para sobrevivir, guía para sobrevivir, kit de superviviencia… Es un poco rayante, y por eso precisamente hemos titulado así el artículo. Muahaha.

Seguimos con lo que nunca NUNCA nos llevaríamos a un festival. Y os dejamos un consejo propio: queso en lonchas. Pues no, esto no lo han destacado ni 20minutos, ni ticketea, ni momondo…

Pero sí hemos leído otros consejos sobre qué no llevar (mucho menos sensatos):

  • Comida perecedera: nos ha llegado al alma este texto “ten en cuenta que la comida que lleves se pasará todo el fin de semana al sol. No lleves comida perecedera, te dará lástima tirarla si se pone mala”. TE DARÁ LÁSTIMA. Creemos que si esto te sucede durante un festival, es que te estás aburriendo tanto que lo mejor es que te zampes todos los yogures recalentados que tengas, y que te manden a tu casa.
  • Un paraguas: sí, se conoce que hay gente que se lleva un paraguas. Me parece tan absurdo que la cuestión da un giro 360 y toca techo en sofisticación. Seguro que los parisinos van todos con paraguas al Lollapalooza.
IMG-20180312-WA0007.jpg

Es curioso que hay conceptos que se recomiendan y se anti-recomiendan. Por ejemplo “llevar planes”. Están las webs que te animan a saberte de memoria los horarios, a conocer a los grupos, y a hacerte un logaritmo para encajar los 200 conciertos en 5 escenarios distintos. Y luego están las webs que te dicen “no planifiques, vive!”, que es lo típico que te diría tu abuela que sí fue a Woodstock y se mea cuando le hablas del Viñarock 2004.

Nosotros añadimos otro concepto que genera debate: el punto de encuentro. Es algo que nos gusta-disgusta. Porque si te pierdes en un festival y te sientes tan fuera que recurres al punto de encuentro, imagínate llegar allí y que ni dios se pase a buscarte durante horas y horas. Te da la bajona y te rompe el día. Pero en cambio es muy útil para conciertos coetáneos (misma hora, distintos escenarios) o polarizantes (escenario vs torre de mezclas): quedamos ahí al acabar el concierto.

Lo que no creo que genere debate es la idea de olla de una web, que comenta:

“Lleva tu muñeco. A la gente le gusta llevar algunos muñecos que recuerden, por ejemplo, a actores de los años 80, como Tom Berenger, Nick Nolte o Rutger Hauer. Ten en cuenta el peso y la altura, pues lo vas a llevar de un lado para otro durante todo el día (y la noche). Algunos festivales ya los tienen prohibidos.”

No se me ocurre nada más coñazo que arrastrar un muñeco para hacerme la graciosa.

Pasamos ahora a las TENDENCIAS. Cuando empecé a ir a festivales (suena tan añejo como un Generación del 27 Fest) habría sido impensable, pero impensable que no veas. No obstante, está pasando: en la mayoría de los check list aparecen los Tapones para los Oídos. Y aquí también podemos encontrar a dos tipos de personas: los obsesivos-compulsivos que se rayan en exceso, y los que necesitan demostrar que son especiales dentro de esa marea de gente que vaga feliz sin hacerles casito. ¿En qué grupo te clasificas?

IMG-20180312-WA0010.jpg

Y ya por último las COSAS QUE SÍ. Vestimenta: zapatillas tipo converse altas, ropa como para revolcarte por el suelo, una riñonera que evite el toque retro-yonki, gafas de sol que no griten “róbamelas”, gorra que no te importe perder. Accesorios: papel higiénico, crema de sol, desinfectante de manos, bolsas con zip para meter líquidos.

Lista cerrada.

Nos pica el niqui.