Juego de tronos, Twin Peaks... por qué nos flipan sus intros (#2)

En el anterior post hablábamos de la agencia Elastic, autora de la intro de True Detective. Pues bien, también ellos han realizado los de Juego de Tronos. Des-co-mu-na-les.

Recuerdo que en 2011 trabajaba con una diseñadora brillante pero que como persona era austera, seca, rayaba lo desagradable. Pues bien, la ÚNICA vez que la vi mostrar una emoción positiva fue hablando de los créditos de Juego de Tronos. "Son el engranaje de un reloj llevado a la edad media". Según ella, nadie había hecho algo tan sobresaliente en una serie.

Fanboys y fangirls de GoT, seguro que sabéis que las imágenes van cambiando cada capítulo en función de los escenarios de esa trama concreta. En el primer capítulo vemos Desembarco del rey, Invernalia, el Muro y Pentos. Pero poco a poco se añaden los Gemelos, Rocadragón, Pyke, Harrenhal, Aguasdulces, Qarth...

El concepto tras ello fue "unos monjes cartografiando Poniente": ellos crean y custodian ese mapa cambiante, similar al tablero de un juego de estrategia. Y no se alejaba mucho mi compañera: están inspirados en las máquinas de Leonardo da Vinci. Un mecanismo atemporal y artesanal, engranajes de espigas, raíles y canaletas por donde van subiendo los edificios, ruedas dentadas y cremalleras.

En cuanto a la música, Ramin Djawadi es el compositor: lo primero que escribió para este tema fue el riff central, tocado por instrumentos de cuerda, y fue montando el resto de las capas alrededor, con el chelo como instrumento protagonista porque es "oscuro y perfecto para la trama".

Y si hablamos de música de intros a series, tenemos que mencionar Twin Peaks. Grandiosa canción, que te ponía en contexto ya en el segundo 00:05... y en el 00:15 te recordaba por qué amabas esa siniestra serie por encima de todas las cosas.

Para situaros, os diré que el tema principal (compuesto por Angelo Badalamenti) ganó el Grammy "Best Pop Instrumental Performance" en nada menos que 1991. Y vendió millones de discos en todo el mundo (sí, antes los discos se vendían).

Otro de los temas centrales fue "Laura Palmer’s Theme" compuesto en un mano a mano entre Lynch y Badalamenti. En 1989 estaban en la oficina de Manhattan del compositor, éste con un piano Fender Rhodes, y Lynch empezó a describirle la trama (el guión aún no estaba escrito): "imagínate que estás solo en el bosque de noche, el viendo sopla y suena un búho". Badalamenti empezó a componer y Lynch le dijo "más despacio y se volverá aún más bello... ahora ves aparecer a una chica de la oscuridad, acercándose"...

"Badalamenti escaló la melodía y la resolvió en un éxtasis antes de caer de nuevo en la noche. Se ofreció a pulirla y Lynch se negó: no cambies ni una nota, veo Twin Peaks en ella. Les llevó sólo 20 minutos".

Una frase que me encanta para describir las sensaciones que genera es "Something about the intro makes me feel like everything seems to be going fine, but there's something that is out of place...".

Otra es "There's something so cold and slow about this. Like waking up before everyone else in the house".

Miradla, a ver si lo sentís...