Dexter, Crematorio... por qué nos flipan sus intros (#4)

Este post continúa el hilo de analizar las intros de series que más nos han gustado (ojo! es la intro la que tiene que gustarnos, la serie no necesariamente). Y en el de hoy hacemos un mix de países, productoras y estilos.

DEXTER

Ya os hablamos hace tiempo de Digital Kitchen, cuando una de nuestras lectoras #muynarc nos preguntó si los títulos de True Detective eran de la misma productora que los de True Blood. Y no: los primeros son de Elastic, los segundos son de Digital Kitchen.

DK ha creado las intros de Narcos, True Blood, A seis metros bajo tierra, Dexter, House, Los Soprano... Ellos aseguran que han cambiado las reglas del juego porque su enfoque conecta emocionalmente al espectador con el contenido ya desde los créditos. Y lo cierto es que algo habrán hecho bien, porque han ganado varios Emmy con su trabajo.

Lo primero que hay que decir de Dexter es que esta serie tiene ya 11 años y, aún así, sus créditos siguen siendo de lo mejor que se ha visto. No sólo estéticamente (de lo que hablaremos en un momento) sino porque esa estética está al servicio de la trama: muestra la capacidad de un sociópata para enfocarse y recrearse en los pequeños detalles.

"Empezamos buscando las cosas diarias normales que podrían ser re-interpretadas como terroríficas. La idea inicial era verle hacer esas cosas de una manera violenta, pero pronto nos dimos cuenta de que se conseguiría una mayor carga emocional si las mostrásemos de una manera cotidiana pero re-contextualizadas de una manera siniestra".

Y así fue: se valieron del estilo fotográfico de las escenas de un crimen para retratar lo mundano. Y los primeros planos fueron su aliado estético. Por la ferocidad de las texturas (la piel, la carne, la sangre fluyendo por un pañuelo, una tela vencida por una cara...) y también porque los planos tan cortos son aterradores: pierdes la perspectiva de lo que está pasando y el detalle resulta interpretable como algo perverso.

Más abajo podéis ver la intro, pero sabed que aún hubo una versión previa "más oscura". En ella la carne era sustituida por hígado y la canción era muy malrollera. Sorprendentemente, ésta no contenía la mirada de Dexter a lo Norman Bates en el 1:40...

CREMATORIO

Es probable que no hayáis oído hablar de esta serie de 2011, pero ha sido calificada como una de las mejores series de la historia de la televisión española. Y, desde luego, su intro lo es.

Se lanzó previo al fenómeno de las series como necesidad, obsesión y objeto de culto. Y, sobre todo, previo a que las cadenas y productoras españolas apostasen por series de calidad, con presupuesto para exteriores, efectos especiales y, por qué no, unas cabeceras de premio.

"Muchos ponemos el punto de inicio de la ficción televisiva española de calidad en 2010/11. Cuando Canal + vio llegar el cometa de las series y se engoriló con la producción de ficción propia (...) Crematorio buscaba la lucidez, profundidad y factura del producto HBO. Luck, The Wire o Los Sopranos, podrían ser algunas de sus aspiraciones." (...)

La serie comenzó emitiéndose en Canal+ en donde cosechó durante el 2011 una media de 33.000 espectadores y un 0,2% de cuota de pantalla, siendo el cuarto espacio más visto en dicho canal del año. Tras el premio a Pasión de Críticos a Lo mejor del año en el FeSTval de Vitoria y el Premio Ondas a la Mejor Serie Española, la cadena La Sexta se hizo con los derechos de emisión de la serie, estrenándose en dicha cadena en abierto el 30 de enero de 2012. En sus emisiones originales la serie obtuvo una cuota de pantalla de 5,7% atrayendo a más de un millón de espectadores.

No obstante, La Sexta pasó su emisión a horario de madrugada y actualmente no se puede ver en Filmin ni en Netflix. PERO estás de suerte si tienes Movistar Plus porque la tienen en su catálogo.

La serie se ha llevado a Alemania, Finlandia, Brasil y otros países latinoamericanos a través de HBO Latin America.

La trama está basada en una adaptación de la novela homónima de Rafael Chirbes* y recorre las intrigas de la especulación inmobiliaria en la costa española alrededor del personaje de Rubén Bertomeu, un constructor interpretado por Pepe Sancho.

Pero, ¿y la intro? Pues a ello vamos. Fue producida por UserT38, un estudio español muy premiado en su faceta de efectos digitales, y que también se ha encargado (entre muchos otros proyectos) de los créditos de Ministerio del Tiempo.

Se comenta por ahí que su intro está inspirada en True Blood, pero sólo porque somos muy amigos de los parecidos razonables, ya que ambas tienen su idiosincrasia: True Blood tiene filtros más fríos, mientras que en Crematorio priman los cálidos, terrosos... y mientras TB tiene algún giro de "humor", Crematorio mantiene un tono más serio y distante.

Para cerrar con esta serie, adelantaros que el tema principal es de Loquillo: Cruzando el paraíso. Si bien la música choca un poco, la letra refleja perfectamente la trama: “Nada permanece, todo se desvanece, sé que no puedo quejarme, trataré de no engañarme. Simple cuestión de tiempo, llegar al precipicio, yo bajando a los infiernos, y tú cruzando el paraíso”.

Title Designer: Natalia Montes
Production Co: User T38 for Mod Producciones
Producer: Pablo Domínguez
Cinematography: Sergio Rozas
Editor: Miguel Burgos
Design & Postproduction: User T38
Compositing: Elisa Mar Ferre & Javier Urrutia
Music: Loquillo

* Rafael Chirbes comentaba así la adaptación de su novela: "La novela, huye de la trama, huye de lo policiaco, huye del misterio (...) pretende que el lector se enfrente a toda una serie de cosas que intuye que están dentro de él y no quiere ver. Y la serie, pues es otra cosa. La televisión necesita tensión e intriga, son lenguajes y cosas distintas".

Para muchos, la adaptación ha sido precisamente una genialidad: "Conscientes de la imposibilidad de reproducir televisivamente la escritura de Chirbes, han logrado mantener todos los elementos existentes en la novela, intensos e intencionalmente estáticos, y convertirlos en componentes dinámicos". (...)