Viernes 13? Halloween? No, el verdadero terror son los doppelgänger

Me comenta una amiga que ha conocido a una chica igual que yo. ¿Será mi doppelgänger? Pues no del todo, porque físicamente no tenemos nada que ver, pero sí que hablamos, pensamos, gesticulamos y nos reímos igual.

Nos debemos parecer tanto que si la veo, seguro que me desmayo como la madre de Marty McFly. Lorraine, cariño, despierta. "Ahhh!!". Y te desmayas otra vez.

Ella me cuenta que está confundida: no sabe si esa chica le cae bien porque le recuerda a mi, o porque objetivamente le cae bien. Y aunque te parezca lo mismo, no lo es. Porque los años vividos cuentan: mi amiga me perdona si hago bomba de humo al irme a casa, pero ¿a la doppelgänger esa? No no no. Estas cosas hay que ganárselas.

Conocí a una chica que es igual que tú. Físicamente no se parece. Pero es igual que tú. La chica me cae bien pero no sé si es por ella (la conozco de dos días) o porque me recuerda a ti. Hablo con ella pero pensando que estoy hablando contigo. Qué rayada.

Tiene que estar pasándolo mal. Me la imagino charlando tranquilamente con La Otra y diciéndole "como cuando aparecí en el Villa con el abrigo de la boda aquella y nos echamos unas risasahhh no, no eras tú". La de las risas era otra, era yo. Muahahah.

¿Podéis tratar el tema de los clones en Narcolépticos? Todos tenemos un doble... igual hay uno físico y otro psíquico... Hablad de cómo afecta esto a los que conocen a los dos, porque a mi me genera muuuuucha confusión.

Freud decía que cuando sus pacientes visualizaban a su doppelgänger, se centraban en los aspectos que consideraban extremos de si mismos, aspectos que habían intentado reprimir, contra los que luchaban. Así que no debe de molar nada encontrarte con el tuyo. Por favor, no me la presentes, que sé que estás leyendo esto ;)

Cierro con un párrafo de "La amiga estupenda", de Elena Ferrante:

Me hice muy amiga de Carmela Peluso, que había sufrido la influencia de Lila de un modo tan poderoso que se convertía en una especie de sucedáneo. Carmela hablaba imitando sus tonos, utilizaba alguna de sus muletillas, gesticulaba de un modo parecido y cuando caminaba trataba de moverse como ella, aunque físicamente era más parecida a mi. Esa especie de apropiación indebida me disgustaba y me atraía al mismo tiempo.

* Doppelgänger es el vocablo alemán para definir el doble fantasmagórico de una persona viva. La palabra proviene de doppel, que significa «doble» y gänger: «andante». El término se utiliza para designar a cualquier doble de una persona, comúnmente en referencia al «gemelo malvado» o al fenómeno de la bilocación. En las leyendas nórdicas y germánicas, ver el propio Doppelgänger es un mal augurio. Un Doppelgänger visto por amigos o parientes de una persona puede a veces traer mala suerte, ser una indicación de una enfermedad o un problema de salud inminentes.