Serpientes que SÍ te puedes encontrar en Vigo

Desde el mes de Junio han aparecido en la prensa local de Vigo al menos 2 noticias al mes sobre serpientes venenosas en la zona. Y es que con el calorcito se espabilan y se acercan más a las áreas habitadas. Fincas, sótanos, garajes, parques, patios, huertas...

Y es que las serpientes necesitan una fuente externa de calor para vivir, porque son animales de sangre fría. A veces incluso tienen que permanecer durante varias horas al sol previo a poder moverse ágilmente. Por eso en verano están más activas.

Las serpientes tienen visión y oído muy limitados, pero, ojo, sí tienen olfato. A pesar de que esto les pueda hacer parecer indefensas, no lo están en absoluto. De hecho, la función de su veneno no es defenderse sino atacar: con frecuencia el veneno de cada especie es específico para sus presas habituales.

El veneno está constituido por una compleja mezcla de proteínas que actúan como neurotoxinas (que atacan el sistema nervioso), hemotoxinas (que dañan la sangre), citotoxinas (dañan los tejidos), entre otras; además casi todos poseen hialuronidasa, un enzima que destruye el ácido hialurónico, que es el cemento que mantiene unido el tejido conjuntivo que, por tanto, se disgrega facilitándose así la rápida difusión del veneno.

Todas las serpientes son carnívoras, alimentándose de una gran variedad de presas: aves, anfibios, mamíferos, peces e incluso reptiles.

Se reconocen más de 450 géneros y de 3460 especies. ¿Y cuáles son las especies que podemos encontrarnos en Vigo? (ved las imágenes más abajo).

  • Culebra bastarda o de Montpellier: es una especie venenosa, aunque su veneno no es mortal para las personas (sólo si metieses a saco el dedo en la garganta de la serpiente, y sería un envenenamiento leve, nunca mortal). Puede llegar a los 2 metros. Si se siente amenazada o acorralada puede elevar la cabeza como una cobra, siseando fuertemente para impresionar a su oponente y en última instancia, atacar y morder.
  • Serpiente Rhinechis scalaris o culebra de escalera: cuerpo robusto y cola relativamente corta, cabeza pequeña y morro agudo. Tiene una longitud media de 157 centímetros. En Galicia apenas la encontramos, salvo en la Isla de Ons, que sí es muy típica. Pero en Junio encontraron una en un patio de Vigo.
  • Natrix natrix o culebra de collar: normalmente rondan los 120 cm. El color es muy variable, lo más habitual es pardo o verde oscuro. Al no producir veneno, su defensa más frecuente es producir un fluido de olor fétido desde las glándulas anales (tirarse un pedo, vaya) y fingir que está muerta. En ocasiones también fingen atacar.
  • Víbora de Seoane: es la única realmente peligrosa por ser la más venenosa, aunque rara vez muerde. El principal peligro de esta especie no está en los ejemplares adultos: son las crías las que te pueden inyectar más veneno porque no controlan cuanto expulsan. En España se producen al año 1500 mordeduras de víboras de las que entre tres y cinco provocan la muerte de la víctima.

Así que salvo en este puntual último caso (y en las serpientes exóticas que algunos dejan sueltas...), en general no es un bicho peligroso de esta zona. Podemos decir que en esto no somos muy galifornia, ya que los californianos sí tienen varios ejemplares para tomarse en serio, empezando por la mítica Serpiente de Cascabel.

La de la foto de portada NO te la puedes encontrar por aquí jej