Swinging Sixties: la explosión cultural londinense

Los 80 en España fueron años de libertad y, culturalmente, su estandarte fue La Movida Madrileña. A este periodo le debemos uno (o varios!) posts. Pero hoy no vamos a hablar de esto sino de Londres y su particular "movida".

Londres tuvo su explosión cultural en los 60, y se la llamó “Swinging Sixties” o “Swinging London”. Esta revolución transformó la música, la moda, el cine, el arte, la forma de hablar y, en resumen, la ciudad de Londres.

Al igual que nuestra movida, fue liderada por los jóvenes de entonces, queriendo romper con el statu quo heredado de sus padres.

Sus padres habían sido los protagonistas del horror que vivió la ciudad de Londres durante la IIª GuerraMundial. Al acabar ésta, hubo que reconstruirla: la recuperación fue lenta y dolorosa, y la austeridad también abarcó los años 50.

Pero los 60 amanecieron con unas perspectivas económicas y una situación tan positiva que los “Swinging Sixties” fueron una respuesta alegre, hedonista, optimista... rayando incluso lo superficial y egocéntrico*.

Y es que el término "swinging" significa "estar a la moda", y apuesta por todo lo nuevo, lo moderno, lo que rompe o rechaza lo anterior... porque no olvidemos que una de sus subculturas / movimientos coetáneos fue el Mod:

El mod (del inglés «modernist», «modernista») es una subcultura que se originó a finales de los años 1950 en Londres y alcanzó su punto máximo entre principios y mediados de la década de 1960, y su sofisticación definió la revuelta juvenil de esa época.

A continuación os dejamos a los mayores exponentes de este movimiento:

  • Música: The Beatles, The Rolling Stones, The Kinks, The Who, The Small Faces.
  • Moda: la minifalda de Mary Quant y las modelos Jean Shrimpton y Twiggy.
  • Cine: la película de culto Blow Up, de Michelangelo Antonioni (1966). Y, a modo de revisión, Quadrophenia (1979) dirigida por Franc Roddam y basada en la ópera rock de 1973 del grupo The Who.
  • Arte: pop y psicodélico. Richard Hamilton, Richard Avedon.
  • Londres: Carnaby Street, King's Road y Kensington fueron las zonas de moda por excelencia. Carnaby Street, concretamente, era la calle para ver y dejarse ver: verdaderos dandys caminando arriba y abajo con sus mejores galas, sirviendo de inspiración, como si fueran modelos pagados por las grandes casas.

* Al hilo de lo "superficial y egocéntrico" que llegó a ser este movimiento, recordemos el final de la película Quadrophenia, ambientada en 1964, en la que el protagonista hace "lo que hace" por ese golpe de realidad que recibe tras el arresto, la pelea y la caída de su ídolo. "La película es un reflejo de la Gran Bretaña protopunk pre-thatcheriana, describiendo el narcisismo alimentado con anfetaminas de la juventud británica durante la década de 1960".

ABAJO: The Kinks, Jean Shrimpton, Blow up, Twiggy por Richard Avedon, Carnaby Street, cartel de Quadrophenia