La vida moderna en Mayo

El calorcito, las terracitas, las cervecitas, la playita... con Mayo llega todo lo diminutivo que te gusta.

Y también volvemos con la vida modernita. Esa sección que recoge las cosas raritas que están de moda, ahí, como si no costasen dinero o como si no fuesen absurditas.

Empezamos con el nombre de lo que podría ser una película de Coixet o un vinilo de John Coltrane: "Tune in Tokyo". ¿A que suena bonito? Pues esta expresión se refiere a "utilizar los pezones de la pareja como si fueran los botones de una radio antigua, girándolos para intentar sintonizar alguna emisora". Tal y como lo describen en Urban Dictionary no apetece nada, pero quizás porque yo a los protagonistas de los ejemplos de UrbanD siempre me los imagino haciéndose los graciosos, torpes, con pocas probabilidades de que puedan sacar nada bueno de los botones de una radio o de cualquier otra cosa.

Seguimos con chocolate: onzas de chocolate diseñadas como piezas que se encajan unas con otras. Algo así como un Lego de chocolate. Y cada pieza es de chocolate con sabor... a algo. Algo como fresa, melón, matcha, pistacho, limón, crema de galletas... y la gracia está en que tú los vayas encajando de 2 en 2 y experimentando con la mezcla de sabores al comértelos juntos. Como si chocolate con sabor a melón no fuese salirse ya de tu zona de confort, ahora debes mezclarlo con "matcha".

Y terminamos con Starbucks, aprovechando que en breve inauguran su primer local en Vigo. Pero lo que os voy a contar no lo encontraréis en Gran Vía, porque lo han lanzado sólo en EEUU: el Dragon Frappuccino!! Claro que sí, tiene mucho sentido. Como un dragón puede tener el aspecto de Fújur, Smaug, Drogon o el que a ti te dé la gana, pues es una receta muy sencilla. Starbucks lo hace con granizado de té verde, aroma de vainilla y sirope de frutos rojos. ¿Por qué no? Aunque yo le habría añadido matcha.