La magia de ser Sofía

Sofía tiene tres amores: su gata Holly, los libros y El café de Alejandría. Sofía trabaja allí como camarera y es feliz. Sofía no tiene pareja y tampoco la busca, aunque desearía encontrar la magia. Sofía experimenta un chispazo cuando él cruza por primera vez la puerta. Él aparece por casualidad guiado por el aroma de las partículas de café...o tal vez por el destino.

Él se llama Héctor y está a punto de descubrir dónde reside la magia.

Cabe decir que soy seguidora de esta escritora desde que descubrí En los zapatos de Valeria, y como buena seguidora, me subí a sus tacones y acompañé de la mano a todas sus protagonistas... Elisabet Benavent es de esas autoras que no defraudan, que crecen un poco más en cada novela.

El libro que os traigo hoy no podía tener un título más adecuado, la magia de ser Sofía... y es que desde el momento que entras en el Alejandría te invade el olor a café, a libros, a madera… Las mariposas vuelan en el estómago y los arcoíris explotan en purpurina.

Esta novela es de las que me leí sin prisa y con necesidad de paladearla, disfrutar de sus matices y de su magia.

Últimamente, leyendo novelas románticas, me encuentro con protagonistas totalmente pusilánimes y eso no me gusta. Dudo mucho que en el siglo XXI haya mujeres que se puedan identificar con esa pasividad. Elisabet vuelve a hacer que me enamore de otra de sus protagonistas y es que Sofía es una mujer con los pies en la tierra, con sus vicios y sus virtudes, su valentía y sus miedos, una mujer con su celulítis en las piernas y unos quilos de más… vamos, ¡una mujer como cualquiera de nosotras! Y esto, es lo que hizo que me metiera en la novela al 100% que empatizara con Sofía, porque una gran parte de sus miedos los hemos sufrido alguna vez. Es una historia realmente preciosa, donde nos enseña a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

Libro dedicado por Elisabet Benavent a nuestra ratoncilla de biblioteca. 

Libro dedicado por Elisabet Benavent a nuestra ratoncilla de biblioteca. 

Argumento

SOFÍA es camarera en el Café de Alejandría, un lugar con magnetismo que cautiva a todo aquel que cruza sus puertas. Para ella su trabajo lo es todo, su castillo donde se siente cómoda, amada y segura. Rodeada de sus amigos y de gente que la quiere, Sofía no se plantea tener ninguna relación ya que tiene el corazón bastante protegido por lo sucedido con su anterior pareja. Pero un día aparece un nuevo cliente por la puerta… ¿será este capaz de derribar sus corazas emocionales?

HÉCTOR lleva 18 años saliendo con su novia Lucía, su primer amor, con ella ha vivido todas las primeras experiencias de la vida. Cuando ambos terminan la carrera deciden mudarse a Ginebra. Después de 10 años viviendo allí Lucía le plantea a Héctor que es el momento de tener un hijo, con pocas expectativas y cansado de Suiza Héctor decide volver a España para intentar encontrar trabajo y una estabilidad para ambos. Un poco perdido e intentando encontrarse a sí mismo, el estar lejos de su pareja le resultará un poco complicado… sin embargo su entrada en el Alejandría desordenará su mundo y lo pondrá todo al revés.

Cuando Héctor se cruza en la vida de Sofía, ella sabe que detrás de esa fachada de chico guapo, tímido y retraído hay algo más… Lo que empieza con un encontronazo pronto se convierte en una bonita amistad… Héctor vive con su compañera de universidad Estela, su ventana da a la de Sofía y esta se convierte en su pantalla de mensajería.

Lo que empieza por una amistad pronto ira tomando otro cariz… y es que ambos se sienten atraídos pero ninguno de los dos olvida que Héctor está comprometido. El deseo que siente por Sofía se convierte en una orgía de sentimientos… Y estas emociones no desaparecen…

Ambos tendrán que tomar decisiones que a veces no serán las más adecuadas llevándolos a un camino de amargura y dolor.