La vida moderna en marzo

Como ya explicamos en febrero, este hilo de posts no tiene nada que ver directamente con el programa La vida moderna. Aunque no podemos negar que nos ha servido de inspiración. Sobre todo, el tema de los condones cuquis. Indirectamente.

Pero nosotros nos centramos en recopilar lindezas: esos detalles que en si mismos son algo accesorio, incluso ridículo, pero que se pone de moda y ahí está, calando en los hogares. Y, la verdad, nos cuesta esfuerzo escoger las más flagrantes.

Empezamos con los gintonics calientes, así, tal cual. Que es algo que se hace como te imaginas: con agua caliente (concretamente, 30ml). Esta moda ha empezado en Londres, pero llevada al brandy sería nuestro común carajillo. Y ojo que se venden a 21 euros la copa servidos en un vaso resistente al calor, claro.

Relacionado con el beber en un vaso de wolframio, está el comer en un iPad. Y es que un restaurante de California ha creado el plato “A Dog in Search of Gold”: buñuelo de trufa blanca con sal de apio espolvoreada y champiñones porchini de temporada. Y mientras te comes todo eso encima de un iPad, ves en tu plato-pantalla el vídeo de un perro raza Lagotto Romagnolo buscando y encontrando la trufa.

He leído que sólo tienen 20 iPads y he visto que los limpian con un trapito cuando te acabas el tuyo. Para el siguiente comensal. Un trapito. Enternece.

Hasta abril...!