La vida moderna en febrero

Si leéis este blog seguro que pertenecéis a ese selecto grupo de amigos que ya conoce La vida moderna, pero para los amigos despistados o familiares más añejos diremos que...

La vida moderna es es que tu esquela tenga menos de 140 caracteres para que la puedan poner en un tuit, es rebañar un plato de callos con una tortita de arroz, es que el psicólogo te interprete la personalidad según tu patrón de desbloqueo del smartphone, es comprarle manzanas al agricultor de tu pueblo y que amazon te las traiga a casa, es utilizar el bolígrafo táctil de tu smartphone como palillo de dientes...

Seguro que ya lo vais pillando, pero por si acaso aquí más.

Pues en Narcolépticos hemos decidido que, sin tener nada que ver con el programa, vamos a hacer una sección mensual de lindezas de la vida moderna. Esos detalles que en si mismos todos sabemos que son algo accesorio, incluso ridículo, pero que se pone de moda y ahí está, calando en los hogares.

Y este mes inauguramos sección con las mantas sirena. ¿Te suena? Seguro que sí por instagram... pero no porque la gente te reciba en su casa de esa guisa. Porque son cuquis pero no abrigan nada. Y lo digo yo que tengo una y me he llevado una decepción tan grande como la de saber que Rita Barberá no murió de tristeza leyendo tuiters.

En fin, que todo esto nos lleva a un descubrimiento mellizo: las clases de nado al estilo sirena. Existen. Es muy fuerte: hay empresas que te ponen una cola de sirena y te enseñan a nadar con ella. ¡¿Qué será lo siguiente?! Ah sí, las mantas de sirena, es verdad.

Y cerramos con dos cositas que están empezando a despegar: las palomitas saborizadas y los tés detox para adelgazar.

Saborizadas es un término que acabo de aprender a usar, así que lo trataré con cautela: significa que saben a cosas raras, concretamente he leído que hay unas que son de eeuu pero "trabajan sabores mediterráneos". Por ejemplo sandía, violetas, wasabi, lima... y otros temas mediterráneos.

Y con respecto a los tés detox también iré con cautela porque conozco gente que sí, que los usa para adelgazar. Y yo a esta gente la quiero (y la veo) igual. Se trata de estar 4 semanas tomando 2 infusiones al día y siguiendo unas pequeñas normas: no comer ni azúcar, ni harinas, ni comida basura, ni alcohol y hacer ejercicio. Y como dice una amiga "si hago todo eso... ¿para qué me hacen falta las infusiones?".

En marzo más...!

* tuits de @julianfedez @vivarenho @en_la_biblio @NachoSanJose @dgatec