Los peligros del otoño

¿Recordáis el post sobre los riesgos de conducir un descapotable? Pues eso no es nada comparado con los peligros del otoño...

Hoy me ha caído una BELLOTA en la cabeza y me ha hecho una BRECHA.

Me dirigía al coche, he empezado a verlas caer al levantarse el viento, haciendo tremendo ruido al impactar contra el parabrisas, como si fueran piedras. He pensado "qué dolor si te da una", y al momento siguiente... brecha.

He entrado en la reunión a la que iba con un hilillo de sangre en la coronilla. Dudando si avisar del tema, por si me desmayaba de repente o me convertía en la versión entrepreneur de Carrie.

Al principio he pensado que era el karma, que me cobraba implacable un gesto no-empático de minutos antes. Poca cosa, no esperéis de mi un Alex deLarge:

Previo al ataque trífido de la bellota, salía de un bar en el que he pedido una tostada. Y la señora camarera me ha puesto un biscote. ¿Un biscote? Sí. Y e-na-no. Un biscote de dieta. De deshacer en trocitos para adornar un puré de verduras. De esos sin sal, sin azúcar, sin alma. Así que he mascullado "qué cutre". Y nada más salir sin dejar propina... brecha.

Pero luego he indagado un poco y ahí es cuando he visto claro que el Otoño es peligroso en si mismo. Piñas, bellotas, castañas (pinchos incluidos), ramas e incluso nidos de pájaros. TODO se te puede caer en la cabeza. Y lo que es peor: a la gente que se le caen cosas en la cabeza le suceden cosas terribles, y si no mirad la lista de búsquedas relacionadas con "cosas que se te caen en la cabeza":

Imagen1.jpg

"Siento que se me mueve el cerebro". Qué horror! Eso ha debido de ser por una piña.

Como no me veo la coronilla, ahí debe seguir lo que sea que tengo: un trozo de bellota clavado, sangre seca, un poco de corteza... ¿tú qué quieres ser de mayor? Yo quiero ser bárbol.