Leelo si te preguntas por qué Jack White respalda a Wanda Jackson

Leelo si te preguntas por qué Jack White respalda a Wanda Jackson

Empecé a escuchar a Wanda Jackson gracias a unos créditos de la serie Entourage, ése en que Tortuga viaja a Mexico.

Ya no recuerdo si la trama justificaba el uso de rockabilly (el capítulo se llamaba Tequila Sunrise…), pero agradezco infinito ese cambio de registro porque desde entonces amo a esta artista.

Empecé con Funnel of Love: cualquier relación de dependencia, de esas en las que estás vendido, puede hacerse gráfica con esta canción. Un hipnótico ritmo hawaiano sirve de base para que todo pase lentamente, nada cambie y, efectivamente, quedes atrapado. Pero se masca la tragedia, y de avisarte se encarga el desgarro de la voz de Wanda.

Dicen que éste fue su mejor trabajo vocal, aunque no fue un éxito ni de lejos: acompañó a su single Right or Wrong de 1961, pero en la cara b. Quizás pudo parecer rudo, demasiado fuerte y alejado del sonido que se asociaba a una cantante femenina. No sé, pero escuchado hoy suena brutal: Funnel of Love, 1961.

Rápidamente me lancé a por más madera, y encontré Fujiyama Mama de 1957. ¿Qué copy dio con la clave para tan sonoro claim? Pues fue Jack Hammer, que no se cortó un pelo y metió en la misma canción el volcán y la bomba atómica como sinónimo de mujer fatal.

Éste sí fue éxito de ventas. Más bailongo, más rockabilly, y precedido por la versión de Annisten Allen (¡un xilófono!). Es escucharlo y te ves encima de un portaaviones camino de Japón, con tu gorra de marine y tu actuación de “anímense tropas”: Fujiyama Mama, 1957.

Y antes de escuchar Mean Mean Man tenéis que saber una cosa sobre Wanda más allá de mis subjetividades: fue Elvis Presley el que la convenció para pasarse al rock and roll. Y con él se iba habitualmente de gira, así como con Jerry Lee Lewis o Buddy Holly. En resumen, está considerada la reina del rockabilly e incluida en numerosos salones de la fama musicales.

Dicho esto, no te sorprenderá el parecido de sus ritmos al de estos otros artistas al escuchar Mean Mean Man, 1958.

Ahora pensarás: ¿y cómo es que esto no es vox populi? Pues eso digo yo, y de ahí este post. Por eso, cuando la veas actuar junto a Jack White agitando su cadera, melena y flecos de chaqueta country a sus 78 años no pienses ¿y esta granny de dónde sale? sino “Gracias Jack por poner la pasta para que Wanda haya resurgido”.