I put the fun in funcionario de carrera

I put the fun in funcionario de carrera

* El título de este post se lo debemos a @Kai_Kinkshamer

Casi todas las demandas de profesiones son cíclicas, por temas tan frívolos como series de moda (Derecho y Ally McBeal... os lo juro) o por temas tan estructurales como la situación económica que atraviesa el país. Este post revisa las segundas y, concretamente, el estudio de oposiciones a funcionario.

Se ha presentado un estudio sobre Liderazgo emprendedor e innovación en la universidad española en el que, oh sorpresa, se respalda que los universitarios quieren ser sus propios jefes. El detonante de esta conclusión es "cuando se les pregunta si han empezado o tienen pensado crear su propia empresa en los próximos años, el 26,8% responde que sí".

Ejem... ¿quién no ha pensado/fantaseado alguna vez con crear su propia empresa? poco porcentaje me parece: si eso se lo preguntas a trabajadores en activo, ese % subiría al 90%.

Pero hay otro dato interesante, esta vez comparativo, que argumenta que los universitarios españoles prefieren emprender que opositar: hay un menor procentaje (el 25,2%) que prefiere la segunda esta vía, pese a que actualmente se ofrecen más plazas de funcionario que durante la crisis. 

Y aquí queríamos llegar cuando hablábamos de profesiones cíclicas desde un punto de vista estructural. Como decían desde la academia Adams: "En el momento de crisis, la obtención de un empleo como funcionario tiene unos componentes de estabilidad, de seguridad, de continuidad que hemos visto que, en muchos casos, no puede garantizar la empresa privada e incluso tratándose de grandes compañías, que están siendo muy afectadas por estos momentos de crisis.". Pero como ahora ya no estamos en crisis...je.

Más cosas: este año se han lanzado un 65% más de plazas que en 2015 y un 300% más que en 2010. Y el coste de estudiarlas es mucho menor que el de hacer un Master (1.000€ total en el mejor de los casos).

Y ya, por último, este insight me ha llegado al alma:  "Cada vez vienen más personas con muy buen sueldo, pero que trabajan de nueve de la mañana a nueve de la noche". Lloro.

Por todo esto (menos demanda, algo más de oferta), opositar en estos momentos es bien.