El Imperio Mongol, el segundo mayor imperio de la historia (I)

En el año 1206 el líder de uno de los mayores clanes de Mongolia unificó a las tribus y decidió conquistar el mundo, no era otro que Gengis Kan, que creó un imperio enorme que continuaron sus descendientes, que se extendió desde las costas de Asia hasta el corazón de Europa.

Aunque anteriormente el pueblo mongol ya había formado grandes reinos que pusieron en apuros a las distintas dinastías chinas (la Gran Muralla China es un ejemplo) en la época de Temuyín (el verdadero nombre de Gengis Kan) se encontraban muy divididas en muchas tribus. Temuyín pertenecía a la alta nobleza del clan Borjigin, pero su padre fue asesinado y tuvo que aprender a valerse por sí mismo en la pobreza, ahí se forjó un espíritu inquebrantable y poco a poco fue volviendo a ganar poder dentro de la jerarquía de los clanes mongoles, hasta que después de una guerra interna, en 1206  Temuyín se quedó como el único líder de todos los clanes mongoles, pasando a ser el Gran Kan (como el rey de reyes) y cambió su nombre a Gengis Kan.

 Retrato de Gengis Kan

Retrato de Gengis Kan

Y los mongoles se lanzaron a la conquista desde su capital, Karakórum, subidos a sus pequeños caballos, a los que no podían estar más acostumbrados, literalmente vivían sobre ellos, los mongoles eran guerreros que montaban desde niños, era muy característico la curvatura de las piernas en la mayoría de ellos, y eran capaces de lanzar flechas con una precisión endiablada con sus arcos contos, esta forma de luchar los hacía muy difícil de detener. Y como tampoco eran especialmente altos, se puede decir que eran pequeños pero matones. Y como además eran muy listos y prácticos adoptaron las ventajas técnicas de los pueblos conquistados, teniendo grandes maquinas de asedio para los que se le ocurrían encerrarse tras murallas. También eran muy abiertos en lo religioso y cultural, lo que permitió que adoptaran las costumbres de muchos pueblos conquistados.

El primer gran objetivo fue China, que en este momento estaba dividida entre 4 reinos. Gengis era un gran estratega y siempre conocía las debilidades de sus enemigos, por lo que consiguió que muchos pueblos se le unieran sin tener que darles mucha caña,  para 1215 la ciudad de Pekín había caído en sus manos, pero decidió no continuar la conquista de China, demasiado grande, hasta afianzar su posición, pero a la Dinastía Jin, que era la más poderosa, les dio bien por saco. Por el oeste las cosas fueron más fáciles, y en 1218 ya estaban haciendo frontera con el Imperio Corasmio, en ese momento la fuerza hegemónica en Persia, que para el 1223 ya había caído como fruta madura y apaleada.

 La expansión mongola

La expansión mongola

Gengis muere en el 1227, ahora el Imperio Mongol llegaba a la mitad de la actual China y hasta el oeste hasta Afganistán. En 21 años había conquistado miles y miles de kilómetros cuadrados y engendrado un buen montón de hijos.

A Gengis lo sucedió su tercer hijo Ogodei, elegido por su padre y ratificado por el Juriltai, la asamblea de clanes mongoles, en detrimento de sus dos hijos mayores, Jochi y Chagatai, que a pesar de que dieron problemas con el tiempo, aceptaron esta imposición. Su objetivo principal fue acabar con la Dinastía Song, ahora la más poderosa en China y con los reinos coreanos e incorporarlos a su imperio, aunque sería una empresa de lo más complicada, uno de los problemas fueran las continuas disputas dinásticas entre hijos, primos, sobrinos y nietos de Gengis, ya que todos querían su parte de poder. Hacia el oeste las cosas fueron más fáciles, y a la máquina militar mongola le empezó a resultar muy fácil expandirse, gracias en parte a unos grandes generales al mando de su sobrino Batu Kan (hijo de Jochi), primero les dieron para el pelo a los rusos del Rus de Kiev, de 1237 a 1239 se dedicaron a saquear y destruir todo lo que se les puso a tiro, una parte de Rusia se convertiría en la Horda de Oro, fundada por Batu Kan, una de las divisiones del territorio mongol, supeditadas al Gran Kan. Los reinos europeos tampoco estaban preparados y para 1241 las hordas mongolas habían llegado hasta Austria. Pero la temprana muerte de Ogodei ese mismo año paralizó el expansionismo mongol, que se retiraron a sus dominios, dejando a media Europa apaleada.  

 Ogodei, el 2º Gran Kan

Ogodei, el 2º Gran Kan

El hijo de Ogodei, Guyuk Kan, a pesar de no ser para nada el favorito de su padre, consiguió ser elegido por el Juriltai (tardó 5 años en conseguirlo), tuvo grandes problemas con Batu Kan, y una vez que lo pudo doblegar como Gran Kan la alegría le duró poquito porque murió al cabo de dos años, en el 1248, sin conseguir mucho más.

De momento nos quedamos aquí, con Asia y Europa cerca de caer completamente bajo el yugo mongol.