La Gens Annia: de plebeyos a emperadores

Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, para los romanos sus ancestros eran muy importantes, por lo que mantener las líneas familiares (aunque fuera a base de adopciones) era muy importante. Muchas de ellas duraron mucho tiempo, como la Anicia o la Aurelia, hoy le toca el turno a los Annios, que llegaron a tocar el manto imperial.

La primera persona con este nomen fue Lucio Annio procedente de la colonia romana de Setia, que llegó a pretor en el 340 a.c. A pesar de venir de Setia, zona de volscos, habitantes itálicos con los que los romanos tuvieron sus más y sus menos, la familia Annia, por su propia etimología parece ser latina, o al menos serían una familia importante que se latinizó para prosperar. Durante la antigua República romana los annios fueron prosperando lentamente, y para el 153 a.c. Tito Annio Lusco fue el primero de su familia en llegar a cónsul, el cargo político más prestigioso, gran orador, tuvo enfrentamientos con Tiberio Graco por sus reformas.

La familia tiene un claro origen humilde, muchos de sus miembros no tuvieron cognomen (el mote familiar, muy importante para diferenciar subramas familiares)

Con el paso del tiempo van apareciendo más personajes destacados de la familia, el hijo de Lusco, Tito Annio Rufo, fue cónsul en el 128 a.c.

 El personaje de Milón en la serie de HBO, Roma

El personaje de Milón en la serie de HBO, Roma

Durante los años finales de la República, destaca Tito Annio Milón, que perteneció a la facción pompeyana, siendo tribuno de la plebe en el 57 a.c. y apoyando a Cicerón, llegó a casarse con la hija del exdictador Sila. En medio del caos de la época, se convirtió en la mano armada de los conservadores en Roma, tuvo un enorme enfrentamiento con Publio Clodio Pulcro, que cumplía el mismo papel para los populares, matándolo en una disputa, siendo exiliado y más tarde asesinado por los partidarios de Julio César.

Durante el siglo I apareció una subrama familiar que se haría muy poderosa, los Annio Vero, uno de los primeros sería Marco Annio Afrino, de la bética, que consiguió muchos cargos públicos en el este imperial durante toda su vida, sirviendo a numerosos emperadores, posiblemente sea un tio-bisabuelo del emperador Marco Aurelio.

 Busto de Faustina la menor, en el Louvre

Busto de Faustina la menor, en el Louvre

Descendiente del anterior fue Marco Annio Vero, nacido cerca de Corduba,  que contó con el beneplácito del emperador Vespasiano, llegando a ser cónsul tres veces. Su hija, Faustina la Mayor, se casó con el futuro emperador Antonino Pío,  y la hija de esta, Faustina la Menor, se casó con Marco Aurelio, emparentando con la poderosa familia Aurelia, ella es la madre de Cómodo.

De los hijos de Marco Aurelio también destacan Annia Aurelia Garelia Faustina, abuela de Annia Faustina, tercera esposa de Heliogábalo. Su otra hija, Annia Aurelia Galeria Lucila se casó con el coemperador de su padre, Lucio Vero,  tras la muerte de este, y con la llegada al trono de Cómodo, las malas lenguas dicen que tuvo una relación incestuosa con su hermano, pero también participó en una conjura para matarlo, por lo acabaría ejecutada en la isla de Capri.

Tras la caída de Cómodo y las revueltas posteriores la familia siguió teniendo cierto peso, durante el reinado de la dinastía severa, destaca Gneo Domicio Annio Ulpiano, que fue tutor, consejero y prefecto del pretorio del emperador de Alejandro Severo. Destaca como jurista y sus Tres máximas (Vivir honestamente, No dañar a nadie y Dar a cada quien lo suyo) fueron usadas durante siglos en el derecho romano. Murió asesinado al intentar restarle poder a los pretorianos.

 Estatua de Ulpiano

Estatua de Ulpiano

El paso de los años parece que no afectó demasiado a los annios, que siempre consiguieron estar cerca del poder. Durante el siglo III, Annia Cupresenia Herenia Etruscila fue la esposa del emperador Decio y madre de los emperadores Herenio Etrusco y Hostiliano.

Durante el siglo IV siguen apareciendo algunos annios, como Junio Annio Basso, prefecto del pretorio de Italia durante el mandato de Constantino el Grande, mandó edificar la conocida como basílica de Junio Basso, famosa por sus mosaicos (la foto del portada corresponde a uno de ellos). El último annio del que se tiene constancia es Cayo Annio Tiberiano, comes Africae en el 325, comes y vicarius Hispaniarum más tarde y prefecto del pretorio de las Galias en el 337, posiblemente pudo ser un destacado poeta.

Y hasta aquí llega la historia de una familia que partiendo de orígenes humildes llegó a emparentarse con Emperadores.