La Basílica de Saint Denis, la primera iglesia gótica

La Basílica de Saint Denis, ubicada cerca de París, fue la primera construcción del nuevo estilo medieval del gótico además del lugar de enterramiento de los reyes de Francia.  

En Saint Denis lleva existiendo una iglesia desde el siglo IV o V. Parece que Santa Genoveva, la patrona de París, edificó allí la primera iglesia, que fue ampliada en época merovingia. En el 750, Pipino el Breve, mandó construir una nueva iglesia, continuada por Carlomagno, con tres naves y transepto. La iglesia era ya muy importante desde siempre, dado que se convirtió en el lugar de enterramiento de los reyes y reinas de Francia, Dagoberto I (609-639) fue el primero en ser enterrado allí, también Pipino el Breve (715-768) y otros reyes, pero desde Hugo Capeto (940-996) en adelante, solo uno, Felipe I (1052-1108), está enterrado en otro lugar, aunque sí que es verdad que no todos fueron enterrados aquí inicialmente.

 La nave en la actualidad

La nave en la actualidad

A principios del siglo XII, un nuevo abad de Saint Denis cambiaría para siempre la construcción de las iglesias. Era Suger, y fue una figura muy poderosa en su época, amigo y consejero de Luis VI el Gordo y Luis VII el Joven, además fue un gran historiador, como clérigo creía que la contemplación de la belleza natural permite llegar a Dios. Este sentimiento fue fundamental.

Suger hizo derribar parte de la antigua iglesia y trajo a unos arquitectos con una nueva mentalidad, dispuestos a hacer una obra diferente, basándose en lo que ya se estaba haciendo en los monasterios cistercienses. Las obras empezaron en 1135 y allí aparecen los primeros elementos que serían comunes en el arte gótico, los arcos apuntados, las bóvedas de crucería, los arcos arbotantes… pero aun manteniendo un estilo sencillo en su decoración, la nueva basílica acabaría de construirse en 1144.

 Algunas de los reyes y reinas enterrados allí

Algunas de los reyes y reinas enterrados allí

Si ya la iglesia era conocida y un lugar de peregrinación antes, desde este momento se convierte en una de las principales de Francia, sobre todo para los reyes, que la usan como lugar habitual para ir a rezar, y en ella, entre otros tesoros, se guarda la Oriflama, la bandera que usaron durante siglos como estandarte de guerra los monarcas franceses.

Evidentemente, la iglesia sufrió modificaciones a lo largo del tiempo, en 1231 se planteó la necesidad de que la iglesia girase sobre el hecho de ser un panteón real y se cambiaron los coros que mandó construir Suger e incluso de lo poco que quedaba de la antigua iglesia carolingia, ahora las tumbas de los reyes eran más visibles y estaban en un lugar privilegiado y se construyó todo en un nuevo estilo, que otra vez nacería en esta abadía, el Gótico radiante, donde la cristalería, la luz y la altura serían primordiales. Las obras acabaron en 1264.

Un cambio muy significativo fue la desmantelación de la torre norte en 1844 por unas enormes grietas que hacían peligrar la estructura, que le quitó parte de la forma habitual de iglesia gótica, afortunadamente unos años después apareció el arquitecto, uno de los primeros expertos en restauraciones, Eugène Viollet-le-Duc, que consiguió salvar el resto de la iglesia.

 La iglesia hace siglos antes de perder una de sus torres

La iglesia hace siglos antes de perder una de sus torres

Pero llegó la Revolución francesa, y un lugar como Saint Denis difícilmente podía pasar desapercibido, las tumbas reales fueron profanadas y los restos echados en un túmulo, la mayoría de los cuerpos estaban muy deteriorados, a excepción del de Enrique IV, que estaba semi momificado, así que ni cortos ni perezosos, lo expusieron a la entrada de la iglesia, siendo posteriormente decapitado (su cabeza no apareció hasta 2008), con Napoleón se volvió a recuperar los restos, que fueron enterrados en osarios, ya que la gran mayoría de los cuerpos se habían destruido, quedando solo huesos y con Luis XVIII los restos de los reyes borbones fueron llevados a una nueva cripta.

Si alguna vez viajáis a París y tenéis oportunidad de desplazaros a Saint Denis podréis ver una iglesia con muchísima historia.