El Mahabodhi, donde Buda alcanzó la iluminación

El Conjunto de Templos de Mahabodhi, o el Templo del Gran Despertar, son una serie de construcciones creadas para conmemorar los lugares donde Siddhartha Gautama consiguió la iluminación y se convirtió en Buda.

Siddharta Gautama era un príncipe heredero, que hastiado de la vida fácil y regalada de palacio decide abandonarlo todo y centrarse en ser un asceta para llegar a la Iluminación.

Gautama empieza a viajar y a vagabundear de aquí para allá, conociendo a distintos maestros y consiguiendo sabiduría hasta que un día llegó a un lugar y allí, tras intensos días de meditación renace como Buda. Este lugar es el Mahabodhi, si hicieron un templo sobre su diente, no iban a hacerlo de esto....

 Imágenes de Buda del Templo

Imágenes de Buda del Templo

Sobre el año 530 a.c. Siddharta llegó al margen del río Falgu y le pareció un buen lugar para meditar. Se sentó debajo de una higuera, llamada a partir de ese momento el Árbol de Bodhi (ficus religiosa es su nombre científico) y allí se pasó una semana meditando intensamente (sin parpadear, ¡record mundial oye!), la cosa empezó a ponerse un poco loca cuando una enorme tormenta se desató, y para que Siddharta no se mojase, Muchilinda, el rey de las serpientes, salió debajo del árbol y se le puso de sombrero. La higuera pasó a ser objeto de culto, y hoy en día, en el mismo sitio crece una descendiente directa.

 El hijo del Árbol de Bodhi

El hijo del Árbol de Bodhi

Después de la primera semana, Siddharta decidió levantarse porque el culo se le estaba quedando plano y dio un paseo, se alejó un poco y se quedó viendo para la higuera, que debía ser muy bonita, y allí se pasó otra semana, de pie, meditando… Ahí se construyó otro templo, el Stupa Animeshlocha o el Santuario de la Vigilia, para conmemorar tan solemne momento.

Después de dos semanas de meditación, decidió dar otro paseo, y, como ya estaba cerca de la verdadera iluminación, cada vez que pisaba nacía una flor de loto, ahí nació el Ratnachakarma o Camino Precioso.

Evidentemente después de todo esto, Siddharta renació como Buda, al despertar a la Iluminación y conseguir una comprensión completa del universo.

 El templo

El templo

Evidentemente, todo el lugar tiene un gran sentimiento religioso para los budistas. Así que en el 250 a.c. se empezó la construcción del conjunto de templos, mayoritariamente de ladrillo, incluidos los nombrados, por el emperador mauria, Ashoka, que tras visitar el lugar construyó el primer templo y el primer santuario, llamado Vajrasana o Trono del Diamante. La esposa de Ashoka, Tissarakkhā, fue la que se cargó el árbol de pura envidia por lo bien que trataba el emperador las reliquias de Buda.

El templo fue creciendo con el tiempo, pero entró en declive unos siglos después, y fue pasando por periodos mejores y peores según gobernaran budistas o hinduistas. En 1880, un inglés, Sir Alexander Cunningham empezó su restauración y para 1949 los budistas recuperaron el control del templo, cuando el estado de Bihar, en India, aceptó crear un comité mayoritariamente budista para la administración del templo. Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2002.