Las Guerras Genpei, el origen del Shogunato

Las Guerras Genpei fue una guerra civil ocurrida entre 1180 y 1185 entre los dos clanes más importantes de Japón, los Taira y los Minamoto. Su importancia radica en un cambio sustancial en la política japonesa, el ascenso del primer Shogun y la creciente importancia de los samuráis.

Tras la muerte del emperador Takakura en el 1180, se desencadenó un conflicto entre los dos clanes más poderosos. Su rivalidad venía ya de unos cuantos años atrás al intentar influenciar en los emperadores. Los Taira apoyaron a Antoku Tennō, hijo del anterior emperador y poco más que un bebé, además de ser el nieto materno del líder de los Taira, Taira no Kiyomori, que a su vez era el Daijō Daijin, una especie de Primer Ministro. Los Minamoto, viendo que iban a perder más poder, se negaron, proponiendo a un emperador afín, el Príncipe Mochihito

 Taira no Kiyomori

Taira no Kiyomori

A los Minamoto los mandaba Minamoto no Yorisama, que hace un llamamiento a la lucha a todos sus samuráis y a los templos budistas, enemigos de los Taira, que habían quemado más de uno.

Los Taira fueron más rápidos que los Minamoto, y lograron cercar a su ejército cuando planeaban poner a salvo al príncipe Mochihito. En la batalla vencen los Taira, que apresan y más tarde ejecutan, al príncipe. Yorisama prefiere hacerse Sepukku antes de ser llevado como prisionero. El clan Minamoto y la rebelión quedaron descabezados nada más empezar.

Pero esto no fue el final, otro miembro de la familia, Minamoto no Yoritomo se alzó como líder, y aunque empezó perdiendo consiguió fuertes alianzas con otros clanes y consigue afianzarse en una posición de poder igualitaria con los Taira. Y esto es un solo un año.

En 1181 Kiyomori muere de viejo y el liderazgo pasa a su hijo Munemori. Los Minamoto intentaron aprovechar la situación para atacar por sorpresa, pero otra vez fueron rechazados. Las malas cosechas azotaron el país, provocando hambruna. Ante la situación los dos clanes decidieron no plantear batallas por el momento. Además, entre los Minamoto surgió una disputa por el liderazgo entre Yoritomo y su primo Yoshinaka, cuya consorte era Tomoe Gozen.

Para 1183 las cosechas mejoraron y esto fue aprovechado por los Taira para reanudar el conflicto, venciendo a Yoshinaka y echándolo de su fortaleza. Pero Yoshinaka no se rindió, y aprovechando que el ejercito Taira estaba un poco mermado volvió a plantar batalla, esta vez consiguiendo derrotar a los Taira. Esta victoria dio alas a Yoshinaka que continuó presionando, volviendo a derrotar a los Taira y abriendo el camino a Kioto, la capital imperial. Escapados el emperador Antoku Tennō y Munemori, Yoshinaka entraría en Kioto el 28 de Agosto, haciendo emperador a Go-Toba, hermanastro de Antoku y de solo tres años. Hubo más batallas, pero en general se mantuvo un empate entre las dos fuerzas. Pero entre los Minamoto seguía habiendo una peligrosa división entre sus dos líderes.

 Representación de la Batalla de Awazu, donde Yoshinaka murió

Representación de la Batalla de Awazu, donde Yoshinaka murió

Yoshinaka, en una muy buena posición de poder, intentó traicionar a Yoritomo, pero este, ayudado por los hermanos de YoshinakaYoshitsune y Noriyori y su tío Yukiie, que no se tomaron bien su traición, lo vencieron, muriendo él en el combate.

Los Taira se retiraron a sus mejores fortalezas, en la costa del Mar de Seto. Los Minamoto atacaron por sorpresa a la mejor fortaleza enemiga, donde se encontraba el hijo y el hermano de Kiyomori, muriendo los dos junto con muchos de sus hombres. Los Taira restantes se refugian en las islas de Sishoku y Yashima, donde contaban con ventaja al tener más y mejores barcos que su rival.

Los Taira esperaban un ataque frontal, pero Yoshitsune con unos pocos hombres consiguió entrar en la isla y quemar la fortaleza mientras el ejército estaba fuera, obligando a los Taira a volver a escapar, está vez al Estrecho de Shimonoseki.

 Yoshitnuse atacando por la noche

Yoshitnuse atacando por la noche

Acorralados, pero con más barcos, los Taira plantean una batalla marítima jugándoselo todo, con la marea a su favor se lanzan contra las fuerzas enemigas, pero a pesar de la ventaja no consiguen hacer retroceder a los Minamoto, y con el paso de las horas y el cambio de marea la situación empieza a dar la vuelta, en este momento un traidor indica a los Minamoto el barco dónde está el emperador Antoku. El ataque de Yoshitsune desarbola la defensa enemiga y expone al emperador, que decide suicidarse junto con su madre y numerosos seguidores. La victoria es total, incluso apresan a Munemori, que es ajusticiado, acabando para siempre con el poder Taira

 Minamoto no Yoritomo, el primer Shogun

Minamoto no Yoritomo, el primer Shogun

Yoritomo se quedó con todo el poder (aún así, con los años terminó haciendo matar a los que le ayudaron: Yukkie, Yoshitsune y Noriyori) y fue nombrado Shogun que desde ese momento y hasta el siglo XIX sería el verdadero administrador del poder en el país, reconvirtiendo la sociedad y alzando a los samuráis al primer orden jerárquico, relegando al Emperador a una figura meramente ceremonial y religiosa.