Los Gardingos, la Guardia Pretoriana de los reyes Visigodos

Una de las principales preocupaciones de los mandatarios es la seguridad en su persona. Esta suele quedar en manos de hombres expertos que darían su vida para salvar la de su señor. Los reyes visigodos no eran una excepción, es más, su esperanza de vida no era de las más altas precisamente, y contaban con una guardia real compuesta por nobles fieles, los Gardingos.

Aunque si es verdad que falta información sobre ellos, se sabe que eran nobles de menor rango, por debajo de los duques y condes, que residían en palacio y que cumplían también labores administrativas. Aun esto es bastante rebatible, hay serias dudas de cuáles eran sus cometidos más allá de que tenían que ver con las armas, algo muy importante en una sociedad tan militarizada y violenta como la visigoda.

 Caballería Visigoda, lámina sacada de http://miniaturasmilitaresalfonscanovas.blogspot.com.es

Caballería Visigoda, lámina sacada de http://miniaturasmilitaresalfonscanovas.blogspot.com.es

Los reyes visigodos, cuyos puestos nunca eran del todo seguros, la forma preferida de hacerse rey era matar al anterior, vieron en estos nobles una manera de mejorar su seguridad y los convirtieron en su guardia personal, viviendo donde el rey vivía y protegiéndolo y asesorándolo en el plano militar, quedando atados por un vínculo personal con el propio monarca.

Su nombre parece venir del término germano wardôn (guardar), y eran seleccionados entre los hijos de los nobles para pasar a residir en palacio desde pequeños y entrenarse para dominar las armas y ser auténticos guerreros de élite. Parece que sus orígenes tienen que ver con el antiguo comitatus germano, un vínculo que obligaba a los señores a consultar a sus guerreros y a estos a luchar hasta la muerte por su señor. Este comitatus fue evolucionando, al contacto con el mundo romano, hasta ser más una especie de clientelismo, donde los guerreros juraban lealtad total a cambio de tierras (en propiedad, no heredables) o dinero, el vínculo era especialmente importante, ya que sólo podían ganar y crecer si lo hacía su señor. Aunque hay muchas dudas, esto podía ser uno de los inicios del feudalismo que representa a la Edad Media.

606px-1862-05-25,_El_Museo_Universal,_Legisladores_de_la_época_goda,_Rivera,_Severini.jpg

No queda claro si tenían las ventajas sociales de otros nobles, aunque sí que parece que formaban parte de los Maiores, los cargos públicos de la administración visigoda que servían en el Aula Regia, aunque sí que está documentada su participación en los juicios a otros nobles como testigos, pero no se sabe si ellos eran juzgados también de esta forma o como inferiores, lo que supondría tener muchos menos derechos.

 Wamba renunciando a la corona. Cuadro de 1819 por Juan Antonio Ribera.

Wamba renunciando a la corona. Cuadro de 1819 por Juan Antonio Ribera.

Los Gardingos parece que proliferaron más hacia el final del reinado visigodo, donde hay muchas más referencias hacia ellos. Fueron ganando poder con el tiempo e incluso, como pasó antes con la Guardia Pretoriana, algunos traicionaron a su rey para intentar derrocarle, como en la caída del rey Wamba. Pero en general se mantuvieron siempre fieles, hay una leyenda sobre la muerte de Rodrigo, que dice que su cadáver no fue encontrado porque sus Gardingos, los únicos que no lo traicionaron, se lo llevaron de la batalla y lo enterraron con honores.

 

*imagen de portada de https://panaiotis.deviantart.com/