La Sape, la elegancia por encima de todo

Los Sapeur, los seguidores de este movimiento, prefieren vestir bien antes que comer, están dispuestos a pasar hambre pero no a salir de sus casas sin sus trajes. Este movimiento cultural, propio de las ciudades de Brazzaville y Kinshasa es una reminiscencia del colonialismo de la zona. La Sape significa Société des Ambianceurs et des Personnes Élégantes (Sociedad de Ambiance-Fabricantes y Personas Elegantes

Por las calles de Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo y de Brazzavile, capital de la República del Congo, se pueden ver con facilidad a grupos de hombres pulcramente vestidos con trajes de vivos colores y con todos los complementos posibles. ¿Pero de dónde salió esta moda?

 ¡Estilazo!

¡Estilazo!

Para responder a esta pregunta hay que remontarse a la época de las colonias, donde la élite blanca era servida en sus casas por la gente local, que esclavos igual no eran, pero casi, y en vez de pagarles, les daban su ropa de segunda mano para evitar que fueran por ahí desnudos y así civilizarles, siempre mostrando un gran desprecio con todo esto.

Todo cambió en la década de 1920, cuando nuevos trabajadores empezaron no solo a vestir la ropa de segunda mano, sino a conseguir su propia ropa imitando a los colonialistas blancos y haciendo suyo ese estilo, este movimiento empezó a hermanarse con el anticolonialismo naciente, el imitarles era una forma de decirles que eran iguales. Para 1930, el movimiento había pasado a París, donde muchos inmigrantes eran acogidos por el movimiento L’Amicale, fuertemente anticolonialista, cuando esta gente volvió a su país se llevó estas ideas y la moda, que fue aceptada y asumida por las élites autóctonas.

En los 50, con el crecimiento de las ciudades, el estilo se asentó, e influyó en la cultura y en la música, ayudando a crear un estilo propio, la rumba congoleña, con su máximo representante, Papa Wemba, la gran influencia de este movimiento durante décadas y que internacionalizó el estilo. El movimiento creció con la independencia y el postcolonialismo, y ayudó a crear un hermanamiento entre todos los que tenían que emigrar, que encontraban en La Sape un nexo común cuando acababan en ciudades donde no eran bien recibidos.

 Papa Wemba

Papa Wemba

El estilo cayó un poco en desgracia con la llegada de los 80, los emigrantes que volvían a su país portando este peculiar estilo empezaron a no ser tan bien recibidos, e incluso se intentó prohibir esta moda, ya que en muchos casos los gobiernos lo veían como una imitación de la moda europea.  Pero con la llegada de los 90, y sobre todo el nuevo siglo, La Sape volvió a triunfar y los gobiernos lo consideran su propia herencia cultural, fomentándolo y convirtiéndolos en la imagen de lo regímenes.

 Dos sapeur modernos

Dos sapeur modernos

Y ahí sigue, como una muestra más de la identidad cultural de estas ciudades. Hombres vestidos con trajes increíbles, con más estilo del que yo tendré jamás, y que son capaces de no comer, de no tener donde dormir, pero que jamás van a salir a la calle sin esa imagen de dandy tan peculiar.