La loca, loca criptozoología

Teóricamente la criptozoología es una pseudociencia que se ocupa de la búsqueda de aquellos animales que no han sido encontrados pero de los que hay “evidencias”. La realidad es que es una disciplina loquísima donde lo mismo se busca al Yeti como al chupacabras o se intenta encontrar a un jodido dinosaurio gigante en medio de África. A mí personalmente me fascina, así que vamos a hacer un repaso a los animales más raros y curiosos que se han intentado encontrar.

Pongámonos un momento serios, aunque el rollo este es menos científico que decir que el Sol sale porque le rezas, a lo largo de la historia sí que han ido apareciendo animales que se creían que no existían o estaban extintos y se ha comprobado su existencia sin lugar a dudas, y seguramente algunos de los animales que se buscan sean reminiscencias de animales extintos, leyendas basadas en fósiles y demás. Pero como muchos de estos “estudiosos” son los mismos del fenómenos ovni, pues realmente poca confianza se les puede dar. Empecemos con algunos animales de lo más raro y variopinto.

  • Todos los tipos de hombres-mono, tipo Yeti o Big Foot, es que hay tantas y tan variadas a lo largo de todo el mundo que solo describirlas daría para un artículo entero, básicamente son humanoides primitivos con mucho pelo que habitan normalmente en montañas o zonas de difícil acceso, aunque muchos quieren ver a neandertales u otro tipo de homínidos prehistóricos, el hecho de que las leyendas suelan ser en zonas donde habitan osos no le da mucha legitimidad.
 ¿Os acordáis de esta serie?

¿Os acordáis de esta serie?

  • Todos los Nessis del mundo, también en un montón de lagos del mundo hay rumores y avistamientos con fotografías con la peor calidad de la historia que muestran a una especie de dinosaurio con el cuello largo o parecido, también es casualidad que se parezcan tanto, y además, si son tan grandes y solo son vistos en esos lagos y en ningún sitio más a lo largo de tantos y tantos años… su calidad genética debe ser aberrante, vamos como un montón de Carlos II de España con aletas, no sé como nadie ha sido capaz de cazar uno…
  • El Demonio Negro, es una especie de tiburón gigante que habita en los mares de la Baja California, enorme, con muchísimos muchísimos dientes y de color negro con una cola más larga que él mismo, el nombre muy original no es, que se ha cepillado de todo durante generaciones, porque los tiburones gigantes ya no dan suficiente mal rollito por ellos mismos…
  • El Trunko, su descripción no deja lugar a dudas… un pez como un oso polar…  esperad que mejora, al parecer encalló en 1924 una playa de Sudáfrica tras luchar con dos orcas, y a pesar de que estuvo ahí 10 días, no debía haber ninguno científico cerca para poder identificarlo … ¡Pero qué mala suerte! Afortunadamente nos quedan las descripciones de la gente que pasaba por ahí, 14 x 3 metros, sin cabeza, con una trompa que le salía del pecho de metro y medio, una cola de langosta de 3 metros y todo cubierto de pelo blanco… Echadle imaginación si queréis, la verdad es que este caso sí que fue estudiado hace pocos años por científicos de verdad y llegaron a la conclusión, tras encontrar algunas fotografías perdidas, que se trataba de un globster, que es como se llama a las masas putrefactas formadas por trozos de cadáveres que salen del mar y que incluso su pelo blanco era tejido conectivo expuesto.
 El posible cadáver del que salió el Trunko, Shuker, K. 2010.  Behold, Trunko!!

El posible cadáver del que salió el Trunko, Shuker, K. 2010. Behold, Trunko!!

  • Los monstruos de los pigmeos, resulta cuanto menos curioso que en la tribu de los pigmeos, que viven en las selvas centrales de África, tienen un rico folclore de dinosaurios monstruosos, como el Mokèlé-mbèmbé, un bicharraco de hasta 10 metros de alto por 5 de largo, con un largo cuello y un único diente (o un cuerno según preguntes) que vive en pantanos o lagos. También el Mbielu-mbielu-mbielu, una especie de estegosaurio que vive en la selva sin molestar mucho. Y por último el Emela-ntouka, una suerte de rinoceronte con cola de cocodrilo al que le gusta empalar elefantes… Algunos quieren ver a un triceratops en la descripción que dan de él.
  • El Bunyip, un animal nocturno australiano cuya descripción es caótica… pelaje negro, cola de caballo, colmillos de morsa, aletas, cuernos… La pesadilla de cualquier biólogo.
 Interpretación muy loca de un Bunyip

Interpretación muy loca de un Bunyip

  • El Aka Allghoi Khorhoi, otro animal muy loco por sus superpoderes, un gusano rojizo de unos 60 centímetros que lanza ácido, veneno, electricidad… ¡Es un jodido pokemon! Los criptozoologos creen que o bien es un tipo de anguila eléctrica o un anfisbena, una especie de serpientes subterráneas, pero ojalá fuese un pokemon.
 Si te dan asco los bichos... 

Si te dan asco los bichos... 

  • Y por último una historia que aterrorizó a Francia en la mitad del siglo XVIII, la bestia de Gévaudan, una enorme bestia que mató a cientos de personas en Occitania, lo identificaron con un lobo grande, un león, una hiena… hasta con un asesino en serie. Para algunos era algún tipo de lobo o león prehistórico. Es una historia lo suficientemente famosa para que Hollywood le hiciera una peli más bien flipada, EL Pacto de los Lobos.

Y hasta aquí nuestro repaso a un montón de criaturas (y las que nos dejamos atrás…) que afortunadamente no existen, pero que si lo hicieran, harían, al menos, nuestra vida mas interesante, y peligrosa.