El ballenero Essex, la inspiración de Moby Dick

En 1820, en pleno Océano Pacífico, un ballenero es embestido y hundido por un cachalote, los supervivientes tuvieron un penoso y trágico regreso a casa. Parte de sus vivencias serían utilizadas por Herman Melville para su novela, Moby Dick.

Para principios del siglo XIX se había incrementado notablemente la demanda de aceite de ballena, consiguiendo llevar al borde de la extinción a prácticamente todas las especies de cetáceos, lo que provocó que cada vez los balleneros tuvieran que alejarse más de las costas y pasar más tiempo en alta mar.

 Dibujo de Moby Dick

Dibujo de Moby Dick

Y esto fue lo que le sucedió al Essex, que salió de la Isla de Nantucket en EEUU para dirigirse a los caladeros del pacífico sur. Allí el 20 de Noviembre de 1820, mientras se dedicaban a arponear a una familia de cachalotes, se encontraron con uno especialmente enorme, posiblemente el doble de grande que uno normal, por lo que podríamos hablar de más de 30 metros, no queda muy claro si fue a propósito o sólo un choque fortuito, aunque los relatos de los supervivientes hablan de que los golpeó dos veces, pero el ballenero, que sólo medía 27 metros, no pudo resistir el impacto y empezó a hundirse, los supervivientes, con el capitán George Pollard Jr. y el primer oficial Willian Chace a la cabeza, decidieron abandonar la nave y usando los botes balleneros para salvarse.

Los tres botes, con 21 supervivientes, se encontraban a 3700 kilómetros de la costa sudamericana. Tenían algo más cerca las islas del pacífico, pero por miedo a los caníbales (irónico viendo como acabaron) decidieron hacer un viaje más largo hacia Sudamérica. A los pocos días llegaron a una pequeña isla deshabitada, la Isla Henderson, perteneciente al archipiélago de las Islas Pitcairn, allí consiguieron reponerse un poco, pero sólo una semana después ya no tenían apenas suministros, así que decidieron volver a embarcar en dos de los botes, a excepción de 3 de ellos, que prefirieron quedarse.

 Fotograma de la película "En el corazón del Mar" donde Chris Hemsworth y Benjamin Walker interpretan a Willian Chase y George Pollard

Fotograma de la película "En el corazón del Mar" donde Chris Hemsworth y Benjamin Walker interpretan a Willian Chase y George Pollard

El resto, ante la falta de comida y agua potable, empezaron a sufrir mil calamidades en los botes y poco a poco los hombres empezaron a morir. Al principio tiraron los cadáveres de sus compañeros al mar, pero conforme iba pasando el tiempo y la comida era cada vez más escasa no les quedó más remedio que recurrir al canibalismo y comerse a sus compañeros muertos. Los botes se fueron separando irremediablemente, en el del capitán Pollard la situación se volvió tan desesperada, que sus cuatro supervivientes se jugaron a suertes quien debía morir para alimentar al resto, perdió Owen Coffin, primo del capitán, lo mataron y consumieron sus restos, al final solo el capitán Pollard y el marino Charles Ramsdell sobrevivieron al ser rescatados por el ballenero Dauphin 95 días después del hundimiento.

Por su parte, el bote de Chace corrió igual suerte, sobreviviendo a través del canibalismo tres de ellos, el propio Chace, el arponero Benjamin Lawrence y el grumete Thomas Nickerson. Fueron rescatados por el barco mercante Indian a los 93 días. Todos se reunieron en Valparaíso, Chile, donde informaron de que 3 de sus compañeros estaban en la Isla Henderson, pudiendo ser rescatados cuando estaban al borde de la muerte.

 Owen Chase de viejo

Owen Chase de viejo

Al volver a casa, con todas las evidentes taras emocionales, el primer oficial Willian Chace escribió un libro relatando sus desventuras: Narración del más extraordinario y desastroso naufragio del ballenero Essex. Que sería utilizado por Herman Melville para su novela sobre Moby Dick tras conocer al hijo de Chase y quedar prendado de la historia. El grumete Thomas Nickerson también escribió un libro en su vejez, La pérdida del barco "Essex" hundido por una ballena y la trágica experiencia de la tripulación sobre botes balleneros, pero no fue encontrado hasta 1960 y publicado en 1980. Por su parte, el capitán George Pollard volvió a embarcarse, pero su nuevo ballenero, el Two Brothers, naufragó contra un arrecife de coral en Hawái en 1823, quedándole la fama de gafe, no pudo volver a navegar.

Como última curiosidad, el nombre de Moby Dick parece que podría venir de un cachalote real, Mocha Dick, un enorme cachalote, cuya piel era casi blanca por la enorme cantidad de cicatrices que presentaba al haberlo intentado cazar cerca de 100 veces. Era muy agresivo cuando se le intentaba arponear y hundió numerosos botes balleneros. Fue cazada en 1838. Para algunos este cachalote sería el mismo que hundió al Essex, pero es algo imposible de saber.