Los príncipes de la Torre

La Guerra de las Dos Rosas fue una cruenta guerra civil inglesa, hacia el final de la misma, el trono recae en el joven Eduardo V, hijo de Eduardo IV, que tiene que asumir el mando con 13 años, pero su tío, Ricardo, el Lord Protector, no está muy de acuerdo con todo esto.

Eduardo IV lo pasó bastante mal en la primera mitad de su reinado, incluso fue depuesto, pero al final consiguió imponerse a los Lancaster y poner a la Casa de York como la casa real inglesa, después de eso, el resto de su reinado fue relativamente tranquilo, pero murió súbitamente en 1483, dejando a su hijo Eduardo, un jovencito de 13 años, el trono de rey de Inglaterra. Su tío Ricardo de Gloucester, hermano de Eduardo IV, sería el Lord Protector (una especie de regente) y debería velar por los intereses del reino hasta que su sobrino fuese lo suficiente mayor para gobernar.

 Retrato de Ricardo

Retrato de Ricardo

Eduardo fue coronado rey el 9 de abril de 1483, pero poco mandaba, se encontraba entre dos facciones, por un lado la familia de su madre, Isabel Woodville, como mucho poder y muy ambiciosos, y contra ellos estaba Ricardo de Gloucester, que usando su posición como Lord Protector, consiguió arrebatar a Eduardo V de las manos de los Woodville, capturando y matando a algunos de ellos.

Pero la intención de Ricardo no era proteger a su sobrino, si no eliminarlo del tablero, así que lo encerró en la Torre de Londres, un poco más tarde también consiguió encerrar también al hermano pequeño (y posible heredero) de Eduardo, Ricardo de Shrewsbury, de 10 años. En ese momento su plan salió a la luz, lo que Ricardo de Gloucester quería era ser rey.

 Los príncipes por  Paul Delaroche

Los príncipes por Paul Delaroche

Urdiendo una gran jugada, se presentó ante el parlamento inglés para contarles que su difunto hermano había cometido un terrible pecado, apoyado por las declaraciones de un obispo, desveló que Eduardo IV fue bígamo, al parecer aún estaba casado con una mujer, Eleanor Butler, cuando se casó con Isabel de Woodville, invalidando el segundo matrimonio y convirtiendo a sus hijos en bastardos, y por lo tanto, no pudiendo heredar el trono de su padre.

Ante unas evidencias tan rotundas (fueran verdad o no) al parlamento no le quedó más remedio que quitarle los títulos a los Príncipes de la Torre, como se les empezó a llamar, y coronar rey a Ricardo, que subió al trono como Ricardo III de Inglaterra el 25 de junio de 1483.

Pero a los pobres niños aún no se les habían acabado las desgracias, a pesar de todo seguían siendo una preocupación para Ricardo III, cualquier enemigo suyo los podría usar en su contra. El rey prohibió a todo el mundo, incluida su madre, que los visitara, y de ellos nunca más se supo.

 Los príncipes pintados por  John Everett Millais

Los príncipes pintados por John Everett Millais

Evidentemente, entre el pueblo se extendió el rumor de que Ricardo los había mandado asesinar, algo harto probable, ya que su posición como rey era un poco inestable. Ante estos rumores incluso se intentó un rescate, que fracasó. Y de los jóvenes príncipes nunca más se supo. Ricardo moriría solo dos años más tarde, en la Batalla de Bosworth, llevándose el secreto a la tumba.

En 1674, durante una remodelación de la Torre de Londres, se encontraron hasta 4 cadáveres enterrados en los cimientos, de los que se creían que algunos de ellos podían ser los príncipes perdidos, el rey Carlos II los mandó enterrar en la Abadía de Westminster, donde en 1933 fueron analizados, pero no se sacó nada en claro, a día de hoy no hay ningún plan para volver a hacerles pruebas, por lo que el misterio continúa…

*la portada es un cuadro de los príncipes de Pedro Américo