El Imperio Tibetano, señores del centro de Asia

Desde el siglo VII hasta el IX, el centro de Asia estuvo bajo la hegemonía del Imperio tibetano, que cruzó montañas y conquistó a sus vecinos, siendo durante mucho tiempo un hueso duro de roer para los reinos chinos.

Hacia finales del siglo VI y principios de VII, la meseta tibetana era una amalgama de tribus diferentes con ningún apego entre sí. Pero tras una revuelta contra los zhangzhung, habitantes anteriores a los tibetanos en la zona, que eran los que tenían el poder, se creó un vacío de poder que aprovechó Namri Songtsen, de la tribu Yarlung, para hacerse con el poder y empezar a unificar a las tribus. Namri Songtsen muere asesinado en un intento de golpe de estado que fracasado, heredándolo su hijo, Songtsen Campo, considerado el primer emperador.

 Estatua de Songtsen Gampo

Estatua de Songtsen Gampo

A Songtsen Campo se le atribuye introducir el budismo en la zona, algo muy importante, porque hasta ese momento en el Tibet se seguía la religión Bön, (muy parecida al budismo, pero cuyos seguidores la consideraban otra religión) y crear el alfabeto tibetano, y por si fuera poco, terminó la unificación y empezó a expandir las fronteras fuera de la meseta, acabando con los zhangzhung, y derrotando a los chinos.

A Songtsen Campo lo sucede en el 650 su nieto Mangsong Mangtsenm, que continuó la política expansionista derrotando y quitando territorio a los chinos Tang, su mujer, Thrimalö, tendría gran influencia en los acontecimientos posteriores. Mangsong Mangtsenm muere en el 676 dejando sólo un hijo menor de edad, pasando la regencia a su mujer. Con el nuevo emperador, Tridu Songtsen, la cosa se lió un poco, ya que estuvo a hostias toda la vida, primero hizo masacrar a uno de los clanes, que le estaban haciendo sombra, y después se dedicó a luchar y luchar contra los chinos, muriendo en campaña en el 704, cuando su heredero aún no había nacido, pasando la regencia de nuevo a su madre Thrimalö. Tride Tsuktsän, llamado el Viejo Barbudo porque gobernó muchos años y tenía mucha barba, continuó la política de luchas de sus antecesores, pero con menos fortuna, con muchos altibajos en sus luchas con China y el floreciente Califato Omeya, uno a cada lado de sus fronteras. Tride fue asesinado en el 754 por algunos de sus ministros en un intento de conjura.

 Mapa del Imperio Tibetano en el 790

Mapa del Imperio Tibetano en el 790

 Su hijo, Trisong Detsen, fue un gran conquistador, llegando a tomar la capital china de los Tang, la actual Xian, y manteniendo el control, llegando a nombrar un emperador títere, hasta su muerte, sobre el año 800. Los siguientes emperadores pasaron sin pena ni gloria, empezando un lento declive del Imperio tibetano. En el 815 sube al trono Tritsu Detsen, famoso por ser uno de los grandes mecenas del budismo en el Tibet, también promocionó las artes y la cultura, además fue un gran líder militar, expandiendo las fronteras hasta Mongolia y Bengala, llegando a igualarse en poder con China, con al que firmó un tratado, que mantuvo la paz y el entendimiento mutuo, gracias al budismo, durante los siguientes 20 años.  A Tritsu lo asesinan (otra vez) unos ministros, que profesaban la religión Bön, poniendo a un nuevo emperador antibudista en el trono.

 El texto bilingüe del tratado de paz inscrito en la estela de la alianza Tang-Tibetana, el templo Jokhang.

El texto bilingüe del tratado de paz inscrito en la estela de la alianza Tang-Tibetana, el templo Jokhang.

Langdarma subió al trono en el 838 tras el asesinato de su hermano, y todo fue de mal en peor, las fronteras colapsaron y el reino empezó a perder territorio rápidamente, Langdarma murió asesinado (ya era como una tradición) por un monje o un ermitaño budista en el 842, esto significaría el final del Imperio Budista, ya que provocó una guerra civil entre sus dos hijos, Tride Yumtem y Namde Ösung, pero ninguno consiguió imponerse sobre el otro y tras sus muertes sus herederos intentaron formar dinastías propias, poco a poco el estado se fue fragmentando y volviendo a formarse pequeñas tribus independientes que luchaban entre sí hasta la conquista mongola del Tibet en el 1247.