El Mausoleo de Augusto

El que sería el primer emperador de Roma, tras su victoria sobre Marco Antonio y haber conquistado Egipto, tuvo tiempo de visitar la tumba de Alejandro Magno que existía en Alejandría y basándose en ella, construir un mausoleo en Roma para él y su familia.

Se construyó en el año 29 a.c., con estructura circular, tenía un diámetro de unos 87 metros y la entrada la guardaban dos enormes obeliscos. Su interior estaba configurado en  tres pasillos concéntricos, con lugares especiales para depositar las urnas funerarias con las cenizas. Es el mayor sepulcro circular de que se tiene constancia.

 Reconstrucción del Mausoleo - de Luigi Canina, 1851, 

Reconstrucción del Mausoleo - de Luigi Canina, 1851, 

Pronto tuvo Augusto que usarlo, en el 23 a.c. es enterrado allí su sobrino Marco Claudio Marcelo, primer sucesor designado por el emperador, las sospechas de esta muerte siempre cayeron sobre la mujer de Augusto, Livia, que quería poner a los suyos en la línea sucesora. El siguiente en ser enterrado allí fue el mejor general de Augusto, su mejor amigo y también posible sucesor, Marco Agripa, muerto en el año 12 a.c. Después en el 9 a.c. moriría Druso el Mayor, padre del emperador Claudio, que casualmente también era el favorito de Augusto. Y para redondear la jugada, los dos últimos favoritos de Augusto, los hijos de Agripa con Julia, la única hija del emperador, Lucio César y Gayo César, morirían en el 2 y 4 d.c. respectivamente. Parece que ser el posible sucesor de Augusto traía mala suerte, porque al final el que lo sucedió fue Tiberio, el hijo de Livia, que al parecer le caía fatal a Augusto.

 Estatua de Octavio Augusto

Estatua de Octavio Augusto

Augusto fallecería en el 14 d.c. y sería enterrado allí con sus seres queridos. Más tarde sería enterrado Druso el Menor (hijo de Tiberio y elegido su sucesor…), la esposa de Augusto, Livia, en el 29 d.c. y el emperador Tiberio en el 37 d.c.  También sería enterrado allí el sucesor de Tiberio, el emperador Calígula, tras su asesinato en el año 41. Claudio fue enterrado allí también en el 54 d.c. Nerón, en cambio, fue enterrado en otro lugar, en la actual Piazza di Popolo. Parece que otros emperador también pudieron ser enterrados allí, el último en serlo fue Nerva, en el año 98.

El Mausoleo cayó en desuso con los años, y para la edad media fue convertido en una fortaleza, también fue un viñedo, una residencia privada, un auditorio y un jardín, y en el siglo XVIII ¡una plaza de toros! Evidentemente de las cenizas de sus ilustres moradores no queda ni rastro. Ya en el siglo XX intentó rehabilitarse, quitándole todo lo que no era propio del mausoleo, pero quedó en estado de semiabandono.  

 Virginia Raggi en la presentación del nuevo proyecto. Foto de milenio.com

Virginia Raggi en la presentación del nuevo proyecto. Foto de milenio.com

Pero este año por fin se han empezado las obras para rehabilitarlo, la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, quiere convertir el mausoleo en un museo multimedia. Desde 2016 se están haciendo obras para que recupere parte de su anterior esplendor, y se han encontrado numerosos objetos y estatuas de la época imperial. Para 2019 debería estar ya terminado y ser visitable. ¡Esperemos poder ir allí a visitarlo!