El diente de Buda

Conocido por todo el mundo es que Buda fue un asceta cuyas enseñanzas fueron el germen de la religión budista. Quizás menos conocido es el culto a sus restos. Vamos a hablar de una de estas reliquias, uno de sus dientes, concretamente el canino izquierdo.

Al morir Buda, y como manda el propio budismo, su cuerpo fue incinerado. Pero se ve que quedaron algunos restillos, cosa habitual por otro lado, ya que hay que generar mucha temperatura para quemar completamente un cuerpo entero. Así que se decidió coger sus restos y llevarlos a diferentes lugares donde se construyeron templos en honor a Buda.

En la incineración se encontraban el príncipe Danta y la princesa Hemamala, del reino de Kalinga, un país indio desaparecido hace 800 años. Estos vieron el diente de Buda y decidieron llevárselo de peregrinaje marítimo desde la desembocadura del Ganges hasta la isla de Sri Lanka, a su capital, Anuradhapura, (hoy en ruinas, pero muy bien conservadas y protegidas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco), donde se exhibió para deleite de los seguidores budistas.

 El príncipe Danta y la princesa Hemamala, fijaos que le brilla el pelo, no es el acondicionador, es el Diente

El príncipe Danta y la princesa Hemamala, fijaos que le brilla el pelo, no es el acondicionador, es el Diente

Cuenta la leyenda que para traerlo sin levantar sospechas, Hemamala lo escondió en su peinado.

Para albergar el diente se decidió construir en la ciudad de Kandy, la capital de las montañas, un templo. El Templo del Diente de Buda o Sri Dalada Maligawa es un conjunto de edificios (templos, museos, monasterios…) de color rosa con cubiertas rojas y negras hecho de un montón de materiales distintos, rodeados por una muralla. Es, también, Patrimonio de la Humanidad. El templo fue objeto de un atentado por parte de la organización separatista de los Tigres de Tamil, y tuvo que ser restaurado, la reliquia fue de lo poco que no sufrió daños.

 El Templo del Diente

El Templo del Diente

El Diente sólo puede ser visto por el Guardia del Diente, elegido por una asamblea de ancianos y dignatarios. Se guarda en un cofre rodeado de otros seis, protegido por cristales, en un relicario adornado con pinturas y frescos. La sala está llena de estatuas de Buda y otras obras de arte y se puede visitar, pero el diente no se aprecia a simple vista.

 Estatua de Buda en el Templo del Diente

Estatua de Buda en el Templo del Diente

Cada año, a finales de julio se celebra el Perahera o la Procesión del Diente de Buda. Durante los 10 días que dura el festival la ciudad de Kady se llena de bailarines, música, fiesta, y sobre todo, elefantes. Estos son los principales actores de la procesión, el mayor de ellos, lleno de adornos y con fundas doradas en los colmillos lleva en un palanquín en el que va la reliquia (o una copia de ella por seguridad) y la pasea por toda la ciudad para regocijo de los miles de fieles que acuden a esta festividad.