Julio Verne y Vigo

En su famosa novela 20.000 leguas de Viaje Submarino, Verne le dedica un capítulo entero a la Ría de Vigo y al tesoro de los galeones hundidos allí en la Batalla de Rande, durante la Guerra de Sucesión.

Como le dice el Capitán Nemo a su prisionero, el profesor Aronnax: “Pues bien, señor Aronnax, estamos en la Bahía de Vigo, y sólo de usted depende que pueda conocer sus secretos”.

 Nemo y Aronnax observando a un pulpo

Nemo y Aronnax observando a un pulpo

Esta no es la única relación que tendría Julio Verne con Vigo, ya que unos años después de la novela visitó la ciudad en dos ocasiones.

 La Ría de Vigo en la actualidad

La Ría de Vigo en la actualidad

Corría el año 1878 y Verne viajaba en su yate a vapor, el Saint Michel III, cuando un temporal le obligó a refugiarse en el puerto más cercano, que no era otro que el de Vigo. Verne fue recibido por los altos cargos de la ciudad y durante cuatro días fue tratado como huésped de honor. Por su diario y una carta que envió a un amigo, sabemos que quedó encantado con su visita y se llevó una gran impresión de la Ría y la ciudad.

La segunda visita tuvo lugar en 1884 cuando se dirigía en el Saint Michel III al Mediterráneo, un problema en la caldera le obligó a parar a repararla y volvió a elegir Vigo como destino improvisado. Esta vez estuvo tres días en la ciudad, y gracias de nuevo a sus diarios, sabemos que volvió a disfrutar de la hospitalidad de la ciudad y también en alguna fiesta. Verne, que lo anotaba todo, se tomó un café, que le gustó mucho, y que repitió al día siguiente, en una cafetería de la Plaza de la Constitución. La reparación de la caldera fue llevada a cabo por un operario de la empresa de Antonio Sanjurjo Badía, uno de los grandes empresarios y emprendedores de Vigo de finales del siglo XIX. Incluso hay una leyenda en la que Verne y Sanjurjo Badía intercambiaron correspondencia, pero ante la falta de pruebas los expertos en el tema creen que es sólo eso, una pequeña leyenda.

 Julio Verne

Julio Verne

Vigo tardó en aprovechar el filón que supuso las visitas de Julio Verne a Vigo , pero a día de hoy existe una estatua del escritor en As Avenidas (la imagen de la portada) y una placa conmemorativa en la Isla de San Simón. Además, desde hace unos años existe la Sociedad Verniana de Vigo, que conmemora al famoso escritor.