La Reconquista de Vigo

La Reconquista de Vigo

Este fin de semana, el día 1 y 2 de Abril se celebra en Vigo una de sus fiestas más importantes, la Reconquista. En ella se conmemora el alzamiento contra las tropas napoleónicas en 1809. ¿Pero qué sucedió exactamente para que se celebre esta fiesta?

En 1809 el avance de las tropas francesas de Napoleón Bonaparte era imparable. En 1808 habían entrado en España y un año después controlaban casi todo el país. Con Napoleón luchando contra los austriacos la responsabilidad de conquistar Galicia y acabar también con las fuerzas inglesas que operaban en la zona al mando del general Moore recayó en el mariscal Soult. Este arrasó a los ingleses, que escaparon por A Coruña y empezó la pacificación de toda la zona.

El 31 de Enero los franceses llegan a la villa de Vigo, un importante puerto con una gran industria conservera en la época, que se rinde ante la superioridad del ejército francés, ya que ni siquiera cuenta con soldados, llevados a luchar a Castilla. Pese a que la ciudad, que ese momento ocupa el actual casco viejo, está amurallada, con 6 puertas de entrada, no tiene posibilidades de aguantar un asedio. En principio la conquista fue pacífica y Soult indica que se respetará a la villa, pero nada más lejos de la verdad. Los saqueos eran continuos y el sentimiento de rebelión empieza desde el primer día de ocupación.

Todos los años se hace una representación de la Reconquista por las calles viguesas. Imagen de La Voz de Galicia

Todos los años se hace una representación de la Reconquista por las calles viguesas. Imagen de La Voz de Galicia

El momento de vengarse llega poco tiempo después, el 15 de Febrero, Soult es requerido para la invasión de Portugal, dejando sólo a 2000 hombres al mando del coronel Chalot. Las parroquias vecinas a Vigo empiezan a organizarse y unas 4000 personas se unen para tomar la ciudad, entre ellas algunos militares, como Pablo Morillo, auténtico artífice de la reconquista en Galicia, o el ourensano Bernardo González del Valle “Cachamuiña” y también autoridades, como el alcalde del Fragoso Cayetano Parada y desde dentro el alcalde de Vigo Vazquez Varela que cuenta con 300 voluntarios. También los ingleses, conocedores de la situación, cierran la salida al mar bloqueando la ría.

El 27 de Marzo se insta a los franceses a rendirse, pero estos dan largas, así que el 28 empieza el ataque. Los vigueses se centran en dos de las puertas de la muralla, las de A Falperra y A Gamboa, siendo esta última abierta a machetazos, primero por un marinero local, Carolo, que muere por los disparos de los franceses y después por Cachamuiña, que lidera el ataque.

Representación de Carolo tirando a machetazos la puerta. Imagen del Faro de Vigo

Representación de Carolo tirando a machetazos la puerta. Imagen del Faro de Vigo

Una vez pasadas las murallas, la resistencia francesa se hunde y deciden capitular. Los franceses son entregados a los ingleses, que se los llevan como prisioneros, dejando atrás todo su equipo, que será usado a partir de ese momento por la resistencia contra los franceses.

Imagen de Pablo Morillo

Imagen de Pablo Morillo

A partir de este punto, en el que Vigo se convierte en la primera localidad europea que consigue echar de manera definitiva a los franceses, y se organiza la liberación del resto de poblaciones de la zona, que irán cayendo una a una hasta la definitiva batalla de Pontesampaio del 7 al 9 de Junio, con Pablo Morillo a la cabeza, que expulsaría de manera definitiva a las tropas napoleónicas de Galicia.