AlexLaguna, Galicia, mitosComment

La Laguna de Antela, cuando la agricultura es lo más importante.

AlexLaguna, Galicia, mitosComment
La Laguna de Antela, cuando la agricultura es lo más importante.

La Laguna de Antela, que parece que debe su nombre a un mehir de 4000 años de antiguedad, A Pedra Alta o Antela, de donde deriva el nombre de toda la zona, era el mayor lago de agua dulce de la península ibérica, con 7 kilómetros de lago y 6 de ancho, con una profundidad entre medio metro y 3 metros. Estaba ubicada en la comarca de A Limia, en Ourense.

Semejante laguna fue desecada de forma definitiva en 1958, pero se intentó desecar durante siglos. Los romanos ya lo intentaron, construyendo un enorme canal de 27 kilómetros para llevar las aguas hasta el río Limia, la razón principal para hacerlo era que al ser una zona pantanosa, los mosquitos de la malaria se criaban aquí. Durante el siglo XIX se consiguieron desecar algunas pequeñas zonas.

Aunque hoy es impensable, cuando se desecó en 1958 tenía una razón lógica, su suelo era tremendamente rico y se podría usar para la agricultura. La antigua zona de la laguna está ocupada hoy en día por enormes campos de cultivo, sobre todo de patatas (la región es muy conocida exactamente por eso, por sus patatas).

Mapa de las Laguna en 1866

Mapa de las Laguna en 1866

La riqueza biológica de la zona era inmensa, y a día de hoy, aunque es completamente imposible recuperar la laguna, se han ido creando pequeños lagos por toda la zona, sobre todo en los antiguos areneros que se usaban para explotación.

Uno de los lago actuales

Uno de los lago actuales

Si por algo destaca toda la zona es por sus mitos, uno de ellos es el de la ciudad de Antioquía, una ciudad de hace 3000 años, espléndida y mágica, con enormes calles y edificios altísimos, y claro, eso implica atraer enemigos. Uno de ellos, un caudillo galo quiso tomarla, pero llegó de noche, y tuvo que descansar con su ejército a las puertas de la ciudad, cuando despertaron, sólo había un inmenso lago. Cuentan que al amanecer aún se pueden escuchar sonar las campanas de la ciudad. Otra versión cuenta que fue Jesús, que bajó a la tierra, y al comprobar que la ciudad estaba llena de gente arrogante y despiadada, decidió hundirla en el lago, salvando sólo a una viejecita, la única que le ayudó cuando se presentó en forma de mendigo.

Otra de las leyendas cuenta que por debajo de la laguna existe un túnel, que une dos de las torres de la zona, y que está lleno de tesoros, pero está protegido, nada menos que por los caballeros del Rey Arturo, eso sí, convertidos en mosquitos.

Si pasáis por Ourense, no dejéis de visitar la zona, a pesar de todo sigue siendo preciosa y merece la pena pararse y admirar el paisaje.