Los Monument Men, salvadores del Arte en plena Segunda Guerra Mundial

Antes y durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis se dedicaron a expoliar todo lo que les olía a arte por toda Europa y llevarlo a sus territorios para ser expuesto en el futuro súper museo de Hitler, el Fuhrermuseum. Con el conflicto en alza y los alemanes empezando a perder territorio, un pequeño grupo de hombres decidió que era prioritario salvar todas aquellas obras de arte que podían ser destruidas en los combates.

Todo comenzó en Harvard, en el museo Fogg, donde su director, Paul Sachs, planteó la necesidad de salvar el patrimonio artístico de Europa de la destrucción, pero realmente hasta que los americanos no tocaron Europa no se pudo llevar a cabo. Fue en ese momento cuando se fundó el MFAA (Monument and Fine Arts and Archives), apoyado por el presidente Rooselvet, formado por unos 350 soldados de 13 nacionalidades entre los que destaca el conservador del museo Fogg, George Stout, prácticamente la cabeza de este grupo, el primero de ellos en poner pie en Europa y el más enérgico con la misión.

 Los auténticos Monument Men

Los auténticos Monument Men

Su misión era sencilla y extremadamente complicada, seguir el avance aliado y recuperar o salvar todas las obras de arte de manos de los nazis. Siguiendo al ejército, entraron por Normandía e Italia y a base de convencer a algunos mandos y la ayuda de otros consiguieron ir avanzando por el terreno evaluando los distintos monumentos, incluso llegaron a marcar edificios históricos para evitar que la aviación aliada los destruyera, y obras de arte que tenían catalogados, intentando por todos los medios que estos nos sufrieran durante los ataques, también se iban encontrando almacenes aquí y allá con material robado por los nazis. Imaginaos a estos hombres convenciendo a un recio general de que cierta posición estratégica no se podía bombardear porque se podía destruir una pintura muy valiosa, me parece una tarea durísima.

Cientos y cientos de obras de arte fueron recuperadas. Una de los grandes éxitos de los Monument Men fue encontrar las minas de sal de Altaussee, en Austria, el mayor alijo de obras de arte robadas por los nazis, donde se pasaron meses catalogando todo lo que había dentro. También las 6000 piezas halladas en el  castillo de Neuchwanstein, en Alemania. Pero sólo son unos ejemplos de la ingente labor de este grupo que arriesgó su vida por el arte.  

 La Maddona de Brujas, obra de Miguel Ángel, recuperada por los Monument Men

La Maddona de Brujas, obra de Miguel Ángel, recuperada por los Monument Men

 El retablo La Adoración del cordero místico de Jan  Van Eyck

El retablo La Adoración del cordero místico de Jan  Van Eyck

Su actividad duró hasta 1950, con todo lo encontrado clasificado y entregado a las familias o a los países de procedencia, lamentablemente, muchas de las que llegaron a EEUU cayeron en manos de colecciones privadas. Los Monument Men volvieron a sus casas y continuaron su vida ligados al mundo del arte. Unos auténticos héroes de la cultura.  

Existe una película de 2014 protagonizada por George Clooney y Cate Blanchett (la imagen de portada es de ella) basada en el recomendable libro The Monuments Men: Allied Heroes, Nazi Thieves and the Greatest Treasure Hunt in History del escritor americano Robert M. Edsel.