Titus, el rey gorila

Esta es una historia de líderes, traiciones familiares, peleas, dominación, destierro y luchas para la supremacía. Esta historia ocurrió en África, y ni siquiera está protagonizada por humanos, sino por Gorilas de Montaña.

Las Montañas Virunga se encuentran en la frontera de Ruanda, la República Democrática del Congo y Uganda y en ellas sobreviven los últimos gorilas de montaña de lomo plateado. Entre ellos destacó durante 35 años Titus, su rey más longevo, posiblemente el gorila más filmado del mundo.

Titus nació en 1974 y con solo con 4 años se hizo famoso al subirse a la espalda de, nada menos, que David Attenborough, el mayor divulgador naturalista de la televisión.  En aquel momento, Titus solo era uno de los pequeños gorilas del grupo al que ningún investigador  auguraba un gran futuro.

 David Attenborough

David Attenborough

Poco tiempo después, el padre de Titus y líder del grupo, Tío Bert, fue asesinado por furtivos mientras defendía al grupo. Uno de los gorilas, un recién llegado llamado Beetsme intentó liderar el grupo, pero fue rechazado y las hembras huyeron. Titus y otros machos jóvenes se quedaron con Beetsme. Durante ocho años el grupo no tuvo hembras, hasta que cinco decidieron unirse al grupo, en ese momento Beetsme, ya un lomo plateado en su apogeo, echó al resto de los machos, a excepción de Titus, al que trataba como un hijo.

Durante los siguientes 6 años el Status quo se mantuvo, excepto por los escarceos amorosos de Titus, que empezó a reproducirse con otras hembras a espaldas del Alfa, incluida Papoose, la alfa de las hembras. Con 11 años tuvo a su primera cría, que jugaría un papel fundamental más adelante. Cuando cumplió los 17 años ya era un espalda plateada dominante y consiguió desplazar a Beetsme, pero no lo echó del grupo como sería lo lógico, sino que dejó que se quedara hasta su muerte en 2001.

Titus se convirtió en el mayor macho dominante del que se tiene conocimiento, en 2004 su grupo de hembras y jóvenes machos fue el mayor que se registró nunca. Ningún gorila engendró más hijos y tuvo más hembras a su alcance.

 Titus, el Rey

Titus, el Rey

Cuando cumplió los 30 años, llevando 13 en el poder, su supremacía empezó a ceder. Un joven espalda plateada de 18 años llamado Kuryama empieza a desafiar abiertamente a Titus, esto no es la primera vez que pasa, Titus lleva defendiendo su trono desde siempre y sigue invicto, pero esta vez hay algo distinto, puede que ya empiece a estar mayor, aunque las peleas son continuas, Titus no termina de echarlo del grupo. Los investigadores están desconcertados, ¿qué puede estar pasando con el Rey? Al final el enfrentamiento es inevitable.  Titus decidió llevar a su grupo a la cima de una de las montañas del Parque Nacional de Virunga. Una vez en la cima, a una temperatura demasiado baja, Kuryama vuelve a desafiarlo y Titus vuelve a rechazar batirse con él, pero esto es demasiado para el grupo, que se divide. La mayoría de las hembras jóvenes y su progenie se van con Kuryama, dejando a Titus sólo con su hembra más adulta, Tuck, algunos de sus hijos y muy pocas hembras.

Titus ha perdido a la mayoría de su grupo, pero sigue siendo el Alfa de su grupo. ¿Por qué decidió no luchar? ¿Se sentiría demasiado mayor? ¿Fue una decisión para no perder todo el poder ante un rival más joven y fuerte? Es algo difícil de saber, pero un tiempo después, los análisis de ADN del grupo de gorilas que habían conseguido los investigadores que llevan toda la vida siguiendo al Titus y su grupo revela algo increíble, Kuryama es el hijo que Titus tuvo con Papoose cuando aún no era el líder del grupo, su primogénito. ¿Pudo esto influir en su decisión?

 Árbol familiar de Titus

Árbol familiar de Titus

Los años pasan y un viejo Titus de 35 años sigue siendo el líder de un grupo pequeño pero próspero cuando los problemas vuelven a surgir, Rano, su hijo de 17 años que había sido expulsado del grupo, vuelve y empieza a desafiarlo, la historia se repite. Titus, que además está cuidando de un pequeño huérfano al que su madre abandonó, decide poner al grupo en marcha para intentar dejar a Rano atrás, pero este es incansable y los sigue, resultando ser providencial cuando otro macho se interpone en el camino del grupo, desafiándolo y haciendo que huya. Titus y Rano se enfrentan en un par de ocasiones, sin que haya un ganador, pero Titus está cada vez más cansado y una herida hecha por su hijo parece infectarse. Cansado y hastiado del acoso de Rano, se para a descansar y rodeado de sus leales, incluido el pequeño huérfano, muere.

Así acaba la emocionante vida del Rey de los Gorilas de Montaña, el que más hijos tuvo y más años vivió, el que más veces sobrevivió a la adversidad, murió rodeado de los suyos, de forma natural y no a manos de un cazador furtivo. ¡Viva el Rey!