AlexSuerte, curioso

El hombre con la peor mejor mala suerte del mundo

AlexSuerte, curioso
El hombre con la peor mejor mala suerte del mundo

Este entrañable profesor de música jubilado llamado Frane Selak de 87 años posee posiblemente el "record" del hombre con peor mala suerte del mundo, o no, quizás sea la persona más suertuda que exista... Eso os lo dejo a vuestra elección. Repasemos un poco la vida de este hombre.

                En 1962, iba nuestro amigo Selak en un tren a Sarajevo a hacer unas compritas (bueno, no sé, esto me lo acabo de inventar) cuando el tren sufrió un descarrilamiento y se cayó a un lago helado. Murieron 17 personas, y Selak salió del accidente con un brazo roto y diversas contusiones y como no, un poco de hipotermia. Vale... hasta aquí es algo, digamos "normal", mucha gente (afortunadamente) sobrevive a accidentes de este tipo. Pero sigamos...

                En 1963, solo un año después, decidió coger un vuelo (igual ya no se fiaba de los trenes), al parecer (y con este accidente parece existir alguna polémica sobre si sucedió o no) el avión sufrió algún tipo de problema y empezó a caer, una de las puertas del mismo se abrió y por ella salió despedido Selak, que cayó sobre un pajar, haciéndose algunas magulladuras, en el accidente murieron 19 personas... esto ni John McClane y Jason Bourne juntos, vamos de película palomitera. Pero esto sigue...

                En 1966, iba en un autobús y al pasar por un puente... ¿a qué os lo imagináis? Pues claro, se cayó al río... murieron 4 personas, y el bueno de Selak salió nadando (al menos buen nadador es) con poco más que unos arañazos. A estas alturas no sé como lo dejaban viajar en cualquier tipo de transporte público, ¡que tío más gafe!

                La azarosa vida de Selak continúa, en 1970, conduciendo su coche, este empezó a arder, pero Frano pudo salir antes de que el coche explotara al llegar el incendio al depósito de gasolina (al menos esta vez no murió nadie).

                Es que con los coches tampoco tuvo mucha suerte, en 1973, con su nuevo coche, la bomba de combustible falló y provocó llamaradas que salieron a través de la ventilación, que le quemó todo el pelo. El coche ardió claro.

                Saltemos unos cuantos años, Selak se pasó los siguientes 20 años tranquilo, hasta que en 1995 paseando por Zagreb, un autobús lo atropelló, pero sólo sufrió heridas leves.

                Y ahora, por último viene la definitiva, otra de película, en 1996, conduciendo por la montaña, se le cruzó un camión, de las Naciones Unidas para más información, sacándolo de la carretera y cayendo por un precipicio, Selak no llevaba el cinturón puesto y gracias a eso salió despedido y cayó en un árbol (hasta con esas tiene suerte) mientras su coche (el tercero que destrozó, que se sepa) cayó 100 metros más espachurrándose todo.

 

                Pues si creéis que esto es suerte, esperad a lo mejor, en 2003, le tocó la lotería, 800000 euros de nada... Que después decidió compartir con sus amigos y familiares, porque antes todo, el señor Frane Selak es un hombre agradecido ( y con mucha suerte, sea buena o mala, pero mucha).