Alexmuerte, juicio, cadaver, curComment

El Concilio Cadavérico del papa Formoso.

Alexmuerte, juicio, cadaver, curComment
El Concilio Cadavérico del papa Formoso.

Formoso fue un Papa de la Iglesia Católica entre el año 891 y el año 896, concretamente fue el Papa número 111, vivió en una época muy complicada para la Iglesia, al borde del Cisma casi a diario y por lo que parece no eligió bien a sus amigos, y teniendo en cuenta lo que le sucedió al morir, tampoco a sus enemigos.

Antes de ser papa, pero ya como obispo, se metió en medio del berenjenal que se lió en Europa con el Tratado de Verdún, entre los nietos de Carlomagno, que daría lugar al fin del Imperio Carolingio y al nacimiento de lo que terminarían siendo los actuales estados de Francia; Italia y Alemania entre otros. Y os digo que el lio debía ser monumental porque acabó excomulgado por el papa Juan VIII (muy aficionado a ello, todo hay que decirlo, y que también le llegó bien al meterse en líos, ya que acabó asesinado de un martillazo). A Formoso las cosas le fueron un poco mejor con el siguiente papa Marino I (o Martín II, ¡qué lío hasta con esto!). Al final y a pesar de todo consiguió ser nombrado Papa de Roma.

Como Papa, ayudó a una de las dos facciones que querían ser nombrados Emperador Carolingio contra la otra, apoyando sus pretensiones y haciendo que marchara sobre la propia Roma contra su rival. Desgraciadamente para él, Formoso muere poco después de esto.

Ya sé que es un lío, pero no os vayáis aún, que ahora viene lo bueno, pero había que poner los antecedentes del espectáculo que viene a continuación.

Una vez muerto y enterrado podría pensarse que todo había acabado. Pero no, el nuevo Papa, Esteban VI, partidario de la facción a la que no apoyó, le tenía una tirria especial y estaba tan jodido por que hubiera muerto sin poder vengarse de él que decide juzgarlo.

Juzgar a alguien que ya falleció tampoco es tan increíble, pero Esteban lo llevó un paso (y muy largo) más allá.

Ni corto ni perezoso ordena que desentierren el cadáver de Formoso, vestirlo de Papa y sentarlo en un trono para que lo puedan juzgar… Llevaba 9 meses muerto… ¡Nueve meses! Sólo con pensar en el olor…

Y nada, así, de esa guisa, deciden celebrar el juicio contra él, en el que se le acusa un par de chorradas la verdad, el juicio era para joder y nada más, y claro, como no podía defenderse por eso de estar muerto, se le declara culpable y se decide desposeerlo como Papa, anular todo lo que hizo, se la arranca la ropa (que asco, seguro que a estas alturas ya se le había pegado al cuerpo) , se le arrancan los tres dedos con los que se dan las bendiciones y arrojaron su cadáver por ahí.

Sergio III, un máquina el tipo este

Sergio III, un máquina el tipo este

Pero esto no es el final de la historia del pobre Formoso, pasados los años, algunos Papas más sensatos (en la época duraban lo que un resfriado) intentaron restablecer su figura, llegó otro Súper Papa,  Sergio III (Una buena pieza, asesinó a los dos anteriores papas y tuvo un hijo que también llegó a ser pontífice, Juan XI, tela con los curas de la época…aunque los de ahora…). Este tío decidió no sólo anular los intentos de exonerar a Formoso, sino también el juicio de Esteban VI, que debió de considerar que fue un blando, así que volvió a desenterrar el cadáver, esta vez habían pasado 8 años, así que daría menos asquito, y lo volvió a encontrar culpable y lo mandó tirar al río Tiber, pero cuenta la leyenda (y parece que hay un poco de leyenda en toda la historia), que un pescador lo recogió en sus redes y al morir Esteban lo volvieron a enterrar en el Vaticano.

Desde entonces descansa en paz allí, ya que ningún otro Papa tuvo ganas de repetir semejante proceso (con dos a mi ya parecen suficiente). Eso sí, hay que ver lo poca escrupulosa que puede llegar a ser alguna gente cuando tiene ganas de vengarse o de tocar las narices… Pero bueno, habría que añadir que en esos años en Roma, hombres santos había pocos, pero asesinos, depravados sexuales y puterío, de eso había mucho… no como ahora, ¿no?