AlexÁfrica, Rey, cu, excéntricoComment

Menelik II: Un rey un tanto excéntrico

AlexÁfrica, Rey, cu, excéntricoComment
Menelik II: Un rey un tanto excéntrico

Menelik II fue rey de Soa y emperador de Etiopía entre 1889 y 1909. A este rey se le debe la unificación y la modernización del país, fundó Adís Abeba, la actual capital del país, intentó acabar con el comercio de esclavos, empezó a desarrollar comercio exterior e incluso construyó el primer hospital del país.

El rey empañoletado

El rey empañoletado

Pero además de todo esto, se le recuerda más pos sus excentricidades y sus meteduras de pata, algunas ciertamente épicas.

En 1889, decide firmar un tratado de amistad con Italia, el Tratado de Wuchale, se firmó en su idioma y en italiano, idioma que nadie de la delegación de Menelik conocía, y que ocasionó que se firmase un artículo que declaraba a Etiopía protectorado italiano. Cuando estos reclamaron el control, Menelik se revolvió en contra, y una vez bien enterado de lo que pasaba, luchó y venció (una de las pocas veces en la historia que un pueblo resistió el empuje colonialista del siglo XIX).

Se cuenta que en otra ocasión, en plena modernización del país, unos arquitectos le presentaron una maqueta de un puente que había mandado construir, y el rey, ni corto ni perezoso, le dio tal manotazo que la desmontó, indicando que si la maqueta no aguantaba el puente de verdad tampoco. Los arquitectos, tras recuperarse de semejante respuesta, construyeron otra maqueta, pero esta vez reforzada y construido en buena madera, y se la presentaron de nuevo, como no pudo romperladio luz verde al proyecto. Genio y figura el rey.

Cuando se enteró de que en Estados Unidos se usaba la silla eléctrica para ejecutar a sus convictos, decidió introducirla en el país también. Pidió al fabricante americano tres sillas eléctricas y cuando estas llegaron se encontró con un problema que nadie había tenido en cuenta, en Etiopía no había red eléctrica, por lo que no se podían usar… Una vez superado el cabreo y tras echarle una bronca tremenda a sus asesores, decidió que no iba a desaprovecharlas, y las empezó a usar como trono. Debía de ser espectacular verlo sentado con todos sus ropajes reales sobre una de esas sillas.

Como soberano, temía por su vida, y como se cuenta de otros, tenía un doble, al que llevaba a todas partes, algunas veces incluso lo ataviaba con mejores ropas que las suyas para despistar a los posibles asesinos.

En toda su regia figura

En toda su regia figura

Este peculiar rey tuvo que dejar el trono en 1909 tras una serie de infartos cerebrales, que lo matarían en 1913.