Alexcurioso, follar, Historia

Los Padres de la Historia

Alexcurioso, follar, Historia
Los Padres de la Historia

Hay mucha gente que, de una forma u otra, dejó su huella en la historia, algunos de una manera imborrable. También hay otro tipo de personas que son muy importantes para la historia, pero no por lo que hicieron, sino por lo que dejaron atrás, concretamente un montón de hijos...

Hoy vamos a analizar a algunos de estos sujetos, que si hay que tener una cosa clara de ellos es que les gustaba el sexo cosa mala.

Empecemos por todo un campeón, Ismail Ibn Sharif, sultán de Marruecos de 1672 a 1727. Tuvo un reinado muy largo, en el que se peleó con un montón de países y tuvo innumerables conflictos internos, casi tantos como hijos se le atribuyen. Su harem debía ser enorme ( y él mucho tiempo libre entre conflicto y conflicto), ya que dejó la increíble cantidad de 867 hijos... casi nada.

Pasemos ahora a una gran figura histórica, que cambió el panorama de Asia y Europa para siempre, y de muchas maneras distintas por lo que parece... Genghis Khan. El creador de uno de los imperios más grandes de la historia, que abarcó una cantidad enorme de territorio (prácticamente desde Hungría a Corea, casi no son kilómetros...). Aparte de conquistar se dedicó al noble arte del sexo. Se estima que tuvo cientos de hijos y su semilla se hizo tan fecunda que a día de hoy (se han realizado más de un estudio sobre esto) se estima que unos 16 millones de personas a lo largo del mundo desciende directamente de Genghis (comparte el mismo cromosoma Y). Y esas son muchas personas... ¿quién sabe? quizás tú desciendas de él, igual si algún día os hacéis una prueba de ADN os llevéis una sorpresa.

Hablemos ahora de un personaje menos conocido en la historia, Giocangga, abuelo de Nurhaci, primer emperador de la dinastía china Qing, que rigieron el destino de China desde 1664 hasta 1912, cuando el último emperador fue derrocado por los japoneses (eso es otra historia que tiene mucho que contar). Pero centrémonos en el abuelo Giocangga, el artífice de la conquista Manchú que termino con su hijo en el trono de China, además de guerrear se dedicó al fornicio (o eso o sus descendientes tuvieron mucha suerte) hasta el punto de que a día de hoy 1,5 millones de asiáticos descienden directamente de él.

Hay otros muchos linajes , pero desconocidos, que la ciencia ha establecido pero que no se conoce el nombre de la persona que los comenzó.

Y para terminar, también existen auténticas matriarcas que dejan huella. Existe la historia (no del todo confirmada) que en Rusia, entre 1725 y 1765, una señora cuyo nombre se perdió (solo se guarda el del marido, Feodor Vassileyev, un poco machista esto...) dio a luz durante esos 40 años a 69 hijos (¡¡que pereza!!) en 27 partos, prácticamente todos múltiples, como se puede deducir con una simple cuenta. Madre mía... casi nada.

 

Y hasta aquí nuestra historia de hoy. Ya sabéis, tened cuidadito donde la metéis... que ya somos muchos.