Alexcurioso, vuelo, accidente, héroe

El vuelo 1549

Alexcurioso, vuelo, accidente, héroe
El vuelo 1549

¿Os imagináis estar sentados en vuestro asiento del avión y que poco después de haber despegado escucháis una explosión en los motores el piloto anuncie que tiene que hacer un aterrizaje de emergencia y qué no va a poder ser en el aeropuerto? Menuda pesadilla... Pues de vez en cuando, lamentablemente, los aviones se estrellan y provocan muchas muertes. Pero otras veces las cosas pueden salir bien y acabar todo en un susto (enorme) pero con final feliz.

Hoy vamos a hablar de uno de esos casos, donde la habilidad del piloto evitó una tragedia.

El 15 de Enero de 2009, a las 15:11 el Airbus A320 despegó del aeropuerto de LaGuardia en Nueva York con destino en Charlotte, Carolina del Norte, con 150 pasajeros y 5 tripulantes, otro vuelo nacional de apenas hora y media. Pero enseguida las cosas se torcieron.  

Al poco de despegar y aun ganando altura, una bandada de gansos chocó con el avión, destrozando los motores y haciendo imposible que continuaran volando. Una situación muy muy jodida.

Y aquí es donde entran en acción nuestros héroes, la tripulación del aparato, encabezados por el piloto, Chesley Sullenberger, llamado Sully por sus amigos y compañeros, un veterano piloto, con experiencia militar, que incluso colaboró con la NASA y participaba en la investigación de accidentes aéreos, vamos, el mejor tío para tener pilotando en un momento así.

Chesley Sullenberger

Chesley Sullenberger

Con apenas segundos para decidir qué hacer, y con el fuselaje y los motores comprometidos y a punto de caer sobre Nueva York, Sully decidió que no le quedaba más remedio que intentar aterrizar donde fuera posible. Afortunadamente, Nueva York, además de rascacielos tiene un río que lo atraviesa, el Hudson, y hacia allí enfiló el avión nuestro intrépido capitán.

Hay testigos presenciales del momento del amerizaje, y todos coinciden en lo mismo, el amerizaje fue suave y controlado, el Capitán Sullenberger consiguió que un aparato de 78 toneladas entrara en el agua sin más percances. Todo el mundo consiguió sobrevivir, hubo algún herido y a algunos de los pasajeros hubo que tratarlos por hipotermia ya que las aguas del Hudson estaban casi heladas.

El rescate fue muy rápido, en seguida empezaron a llegar ferrys que pasaban por la zona, y después, helicópteros y barcos de rescate.

El momento del amerizaje fue recogido por una cámara de seguridad

El capitán y toda la tripulación recibieron todo tipo de condecoraciones (¡que menos!) y las llaves de las ciudad de Nueva York, y el aplauso unánime de la nación, que se libró por muy poco de un accidente aéreo que podía haber sido terrible.

Por cierto, y como apunte final, este año se estrena la película sobre esto. Dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Tom Hanks, así que si queréis saber algo más, siempre podéis acercaros al cine.