Alexrock, metal, ozzy, Locos

Ozzy. El padrino del Heavy Metal

Alexrock, metal, ozzy, Locos
Ozzy. El padrino del Heavy Metal

Hoy vamos a hablar de una de las más grandes estrellas del Metal que nos quedan. Su carrera, desde 1960, está llena de locuras y escándalos. Miembro fundador de la banda de Heavy Metal más icónica, Black Sabbath, no es otro que Ozzy Oubourne.

Tuvo una infancia difícil y enseguida se metió en problemas, siendo adolescente ya había visitado la cárcel alguna vez, y allí, él mismo se hizo el tatuaje de OZZY que lleva en los nudillos. Empezó a cantar en pequeños grupos, hasta que fundó uno, que tras un par de cambios de nombre pasó a llamarse Black Sabbath, el resto ya es historia, con su primer disco, el homónimo Black Sabbath, consiguieron un éxito inusitado y pusieron las bases del Heavy Metal. Y el resto es historia…

Mirad que cara de bueno

Mirad que cara de bueno

Pero dejemos la música un momento y centrémonos en su figura. Ya desde el comienzo de su carrera, Ozzy se hinchó a alcohol y drogas y, básicamente, la lió allí a donde fue.

En 1981, a punto de firmar por una discográfica, se presentó allí completamente borracho, el tío llevaba dos palomas en los bolsillos, presuntamente para liberarlas delante de los productores, en una especie de gesto simbólico de paz, pero la reunión se debió de alargar demasiado y Ozzy empezó a aburrirse, así que se sacó una de las palomas del bolsillo y de un bolsillo y sin inmutarse lo más mínimo le arrancó la cabeza de un mordisco. Evidentemente se montó una buena y lo echaron de la reunión.

En 1982, y a raíz de lo de la paloma, en un concierto, de alguna forma apareció un murciélago en el escenario, nuestro querido Madman (uno de sus apodos), pensó que se trataba de una figura de plástico y quiso arrancarle la cabeza de un mordisco, pero el animal se defendió y al final quedaron mordidos los dos, evidentemente, aunque el murciélago se llevó la peor parte, Ozzy tuvo que cancelar el concierto e irse al hospital a que le pusieran unas cuantas vacunas antirábicas. Esta historia se convirtió en una auténtica leyenda urbana, pero parece que realmente ocurrió y viendo el nivel de locuras de Ozzy, tampoco es para tanto.

Durante una gira por San Antonio (EEUU), y sabiendo todos que la iba a liar, decidieron esconderle la ropa mientras se bañaba para que no le quedara más remedio que quedarse en el hotel. Pero esas cosas no funcionan con Ozzy, encontró una bata de su mujer y salió con ella a la calle, estuvo dando vueltas hasta que le entraron ganas de mear, y no se sabe bien si a propósito o sin querer, se puso a mear en una de las paredes del Fuerte Álamo, un monumento histórico muy importante para EEUU. La policía lo detuvo y le prohibieron volver a San Antonio en 10 años.

Tommy Iommi, guitarrista de Black Sabbath, afirmó que, durante un tiempo, Ozzy tuvo como mascota un zapato, al que sacaba a pasear como si se tratase de un perro. Épico.

En 1983, durante la gira Bark At the Moon, junto con los Motley Crue, otros a los que se podría dedicar un artículo, Ozzy volvió a montarla, y esta vez de una forma espectacular. Todo este episodio está recogido en el libro autobiográfico de los Motley, The Dirt. Durante toda la gira se dedicaron a beber y drogarse, y claro, les iban pasando cosas. Después de liarla en un bar y robar a una señora su bolso, se fueron a dar una vuelta, y junto a Nikki Sixx, bajista de los Motley, se le ocurrió una idea magnífica, ¿y si en vez de coca nos esnifamos unas hormigas? Y a eso se puso Ozzy ante la atónita mirada de los demás, pero eso no fue suficiente, y decidió terminar con una competición en la que llevaban un tiempo metidos ellos y los Motley, a ver quien conseguía la mayor locura, así que empezó a mearse encima y después se puso a beberse sus meados… tranquilos que ahí no acaba la cosa. Desafió a Nikki a hacer lo mismo, y este envalentonado por no quedarse atrás empezó a mear, pero antes de que pudiera ponerse a beber, Ozzy lo apartó y empezó a beber también esos meados. A todo el mundo le dio muchísimo asco y terminaron por ceder ante Ozzy y reconocerlo como el tío más loco con el que se habían cruzado.

Juntos... pasándolo bien

Juntos... pasándolo bien

Pasaron los años, y Ozzy siguió a lo suyo. Después de 30 años de locuras, giras y drogas, e incluso tras un Reality con toda su familia que se hizo muy famoso, The Osbournes, a alguien se le ocurrió la brillante idea de secuenciar su ADN para intentar entender como un tipo así podía seguir vivo, algo tan bizarro era imposible que fuese negado por El príncipe de las Tinieblas, y a eso se pusieron. En 2007 tuvieron los resultados. Se descubrió una tolerancia algo mayor de la media hacia las drogas y el alcohol, pero también una mayor probabilidad de adicción (nada nuevo…) y algo que en el momento llamó la atención, pero ahora está ya comprobado y aceptado, tiene ascendencia Neardental.

En palabras de su mujer Sharon (que tanto tuvo que aguantar): “Cuando llegue el fin del mundo solo quedarán cucarachas, Ozzy y Keith Richards. Ellos nos sobrevivirán a todos”.