Alex

Franco y la Bomba H

Alex
Franco y la Bomba H

Aprovechemos estos días que tanto se está hablando del dictador para sacar a colación una de esas historias bizarras de la España franquista.

Franco, un canijo hijodeputa que participó en una cruenta guerra y fue capaz de engañar a todos para que lo nombraran Caudillo y que provocó un retraso endémico en el país y cuyo legado sigue ganando las elecciones, quiso, como Hitler en su momento, y como buen bajito con voz de pito que quiere compensar sus "pequeñeces", tener una bomba atómica, para que de esta forma tomaran a España como una gran potencia.

Y ahí nació el Proyecto Islero (llamado así por el toro que mató a Manolete... poco que añadir a esto, que ya deja claro el carácter de todo el proyecto).

¡Pillado!

¡Pillado!

Y así comenzó el proyecto de tener una bomba nuclear española. Dirigidos por el físico y militar del ejército del aire, Guillermo Velarde Pinacho, iniciaron en 1964 el intento de reproducir una bomba nuclear, que no tenía mucha pinta de poder llevarse a cargo. Desde el comienzo tuvieron un montón de problemas, ya no sólo por la dificultad de los experimentos, para que los científicos encargados no estaban preparados, sino también para conseguir plutonio. Si el proyecto siguió adelante por la tozuded de Agustín Muñoz Grandes, Vicepresidente del Gobierno y Carrero Blanco. Al parecer Franco ya pasaba y mucho de la bombita de marras.

Pero el 17 de Enero de 1966 se produjo el Incidente de Palomares (si, el de las fotos de Fraga en bañador), donde 4 bombas termonuclerares cayeron al mar, los científicos del Proyecto Islero fueron corriendo a la zona y consiguieron recoger algunas muestras del desastre, suficientes para poder seguir con garantías de conseguir algo. Fue un milagro llovido del cielo el que resucitó el proyecto, un milagro radiactivo, pero milagro aún así.

Fraga dándose un bañito

Fraga dándose un bañito

En 1968, en la Ciudad Universitaria de Madrid se instaló el primer reactor nuclear con capacidad para producir plutonio, lo llamaron Coral 1 (esta vez no le pusieron el nombre de un toro). Al año siguiente se consiguieron los primeros gramos de plutonio en el mayor de los secretos, si se llegan a enterar los americanos o la OIEA (La Agencia Internacional de la Energía Atómica) se podría haber liado bien, no eran años en los que se anduvieran con tonterías en cuanto a la amenaza nuclear.

España estaba preparada para tener su propia bomba atómica. Y en 1971, un informe confidencial circuló diciendo que ya estaban preparados para desarrollar armas nucleares e incluso de poder probarlas en el Sáhara. España tenía reserva de uranio y el beneplácito de Francia, que le sirvió material para la construcción de los reactores (a De Gaulle le pareció muy buena idea que España tuviera armas nucleares...)  Incluso la CIA se alarmó ante esto y puso su ojo encima también.

En 1973, ya con Franco hecho una porquería y mandando Carrero Blanco, la cosa se puso más tensa. En una entrevista con Henry Kissinger, Carrero Blanco, lo dejó ídem cuando le enseñó el informe en el que se daba a entender la capacidad de crear bombas nucleares y lo que eso significaba. Carrero Blanco quería el apoyo total de los americanos y un trato mejor, Kissinger tragó saliva despacio y pidió que se mantuviera en secreto la reunión. Afortunadamente para Kissinger y los intereses americanos, al día siguiente ETA hizo volar el coche de Carrero Blanco hasta el tejado de la iglesia de la que acababa de salir de rezar.

Atención a la distancia que saltó. Récord del mundo

Atención a la distancia que saltó. Récord del mundo

Aun así, el problema nuclear no acabó ahí. Ya en plena Transición aún se hablaba de la fabricación de alguna que otra bomba nuclear.

Durante el gobierno de Suarez y de Calvo Sotelo, el proyecto siguió adelante, pero los americanos cada vez estaban más nerviosos, así que el Presidente Jimmy Carter amenazó con un bloqueo para conseguir que el estado se adhiriera a los acuerdos de la OIEA, pero ni con esas se renunció a la bomba, al final hubo que esperar a 1987, ya con el PSOE en el poder para que se renunciara a tan extravagante plan y el Proyecto Islero fuera definitivamente clausurado.